No hace mucho, se pusieron de moda los retellings de cuentos e historias populares. De hecho, aún siguen escribiéndose y publicándose. Pero, ¿qué es lo que nos llama tanto la atención de este tipo de historias? ¿Por qué gustan leerlas? Un retelling, en términos generales, es la reinterpretación de una historia conocida. Generalmente, se juega con la misma trama y argumento para dar una visión o una reflexión diferente de la historia original. Queda claro que gusta leerlos, ¿pero vale la pena escribirlos?

Ventajas de escribir retellings

1. Ayuda a salir de bloqueos de escritura

Lo primero que podemos valorar en positivo de escribir retellings es que se trata de un tipo de historia corta. Y eso, en el mundo de la escribición, quiere decir menos tiempo y menos presión a la hora de escribir. De forma general, este tipo de historias permiten no solo un formato corto sino también una trama más sencilla, pues estás jugando con tropos conocidos.

Si lo unimos al hecho de que puedes escoger cualquier cuento popular o historia conocida, se juntan los ingredientes ideales para salir de un bloqueo de escritura: ponerte con un proyecto corto, simple y con un argumento o temática que te motive.

2. Das otra visión y otra perspectiva a un tropo o historia conocida

Para mí, una de las ventajas más llamativas. Este tipo de historias te permiten reflexionar sobre los puntos de vista olvidados de la mayoría de historias. Esto ayuda a que los textos populares y demasiados antiguos pueden llegar al público actual; puesto que este cuenta con una forma de ver el mundo muy diferente de aquellos que inventaban cuentos para alertar de ciertos peligros que ahora no se dan de la misma forma, como el hecho de que unos padres deban abandonar a sus hijos en el bosque por miedo a acabar comiéndoselos.

De esta forma, podemos dar voz a las figuras secundarias de nuestras historias favoritas. Esos personajes que antaño solo servían para cumplir una función concreta, pero que ahora se pueden convertir en una crítica al sistema o, incluso, en la reinvindicación de ese propio personaje. Escuchar las voces de las princesas que son rescatadas, reflexionar sobre por qué el lobo se enfrenta a la sociedad o, incluso, plantearnos la inocencia de ciertos personajes que deben matar para convertirse en héroes.

3. Te diriges a una audiencia clara

Otro punto muy interesante es que es muy fácil dibujar al detalle a tu público objetivo. Esto que nos cuesta tanto para nuestras propias historias, es sencillo de hacer con la reinterpretación de una historia ajena. Es fácil porque te basas en un público que ya conoces o, incluso, un público al que perteneces. De hecho, las modificaciones que puedas hacerle el cuento te ayudan en gran medida a buscar a tu lector ideal.

Es decir, si decides escribir el cuento de la Bella Durmiente desde el punto de vista de la princesa, convirtiendo al príncipe en un secundario, está claro que tu público ideal será femenino. Si, además, reflexionas sobre el papel de la mujer en la realeza y cómo es utilizada, vendida y comprada como un mueble, seguramente afines mejor tu búsqueda: escribirás esta historia para mujeres que se sienten representadas dentro del feminismo. Y así hasta el infinito.

De esta forma, puedes mejorar tu campaña de marketing, sea para vender tu obra a una editorial o venderla por tu cuenta. Si bien es una ventaja a largo plazo, te ayuda también a aprender a detectar a tu público objetivo y poder gustarle más.

4. Llamas la atención hacia tus propias obras originales

De forma general, los retellings llaman la atención. Es fácil vender una versión lúgubre de la Caperucita; mientras que no lo es tanto tu trilogía fantástica. Sin embargo, si alguien ha leído uno de tus retellings y le ha gustado, es posible que compre una idea original tuya.

De esta forma, un retelling no sólo te ayuda a practicar escritura y salir de bloqueos, sino que también te facilita el vender tus propias historias. Para ello, eso sí, ten en cuenta que es importante que seas capaz de trasladar los puntos fuertes de tu obra a tu retelling. Es decir, si en tu novela destacan, por ejemplo, los personajes bien trabajados, hazlo también en tu retelling. Si, en cambio, se trata de una novela con un gran toque de humor, traslada este punto fuerte a tu retelling. Así, no decepcionarás a tu potencial lector.

Desventajas de escribir retellings

1. No son ideas propias

Una de las grandes desventajas de los retellings es que se tratan de historias basadas en otras; es decir, no son historias basada en una idea propia. Aunque es cierto que se puede ser extremadamente original versionando una historia, existe el prejuicio entorno al mundo del retelling. Si un autor solo escribe retellings, se le considera menos apto o menos capaz de uno que escribe historias originales. Por si acaso, recalco que solo es un prejuicio y, como tal, no puede ser cierto.

No obstante, debido a éste, podemos vernos frenados a escribir retellings. Por un lado, sentiremos la presión constante de ser originales y aportar algo nuevo y, derivado de esto, queremos crear nuestro propios mundos y realidades. Esto, no obstante, no es incompatible con escribir retellings. Tenemos que poder jugar con ellos y aprovechar sus puntos fuertes para beneficiar nuestra escritura y nuestras ventas.

2. Atadura a una estructura concreta

Desventaja especialmente difícil de sobrellevar para una alma de escritor brújula. Escribir un retelling te obliga a repetir una estructura narrativa concreta. Esto, en cierto modo, te ata y te impide innovar o hacer demasiados giros argumentales.

Sin embargo, a mi parecer, no es más que una percepción. Creo que un retelling te da la suficiente libertad como para hacer los giros necesarios para que el cambio que has añadido, ese mensaje que quieres transmitir, llegue al lector. Si haces demasiados, tampoco estás cometido un gran error, sino que te estás llevando por la improvisación y escribiendo algo más similar a un fanfic. ¡Adelante, no te cortes por ello!

-&-

Y eso es todo por hoy. Espero que con esta entrada hayas podido entender mejor qué es un retelling y cómo poder aprovecharlo para tu propia escritura. Piensa, no obstante, que cada autor es un mundo y lo más importante es que adaptes tus historias a tu forma de ser y de escribir. Recuerda que nos dedicamos a esto porque lo disfrutamos.

Cuéntame, ¿has escrito algún retelling?

Suscríbete a mi newsletter

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here