Siempre he oído, al hablar de fantasía, que tanto a Tolkien y como a Le Guin se les nombra como padres de la fantasía. Siempre he pensado que este título se les ofrecía a ambos por escribir una fantasía similar que sirviera para sostener los pilares de lo que actualmente leemos en fantasía o, al menos, lo que tenemos por referencia como alta fantasía. Desde que leo y estudio a Ursula con más esmero y detenimiento, no podría estar más en contra con este prejuicio con el que empecé a leerla. Sí, es una referencia en fantasía, pero no es, para nada, similar a lo que escribió Tolkien.

Para hacer esta comparación entre Tolkien y Ursula usaré las obras magnas de cada uno de ellos. Esto es: la trilogía de El señor de los anillos y la saga de Terramar. Me centraré únicamente en la parte filosófica y moral que se desprenden de sus páginas, dejando a un lado la labor de ambos autores como brillantes creadores de universos.

1. Magia blanda vs magia nominalista

La primera diferencia palpable que podemos encontrar en ambos autores es el empleo y el uso narrativo que dan a la magia. Tolkien emplea un sistema de magia que, dentro de la clasificación de Sanderson, sería considerada una magia blanda. Es algo que impera en su mundo de distintas formas pero no se le da una explicación lógica. Sirve para llamar la atención del lector hacia algo asombroso y hacer avanzar la trama. Así, algunos ejemplos de lo que nos podemos encontrar en su saga son objgandalf fan art magia blanda como escribir una novelaetos con poderes mágicos, personas capaces de transformarse en animales, las distintas razas mágicas y sus poderes propios y a Gandalf, experto en sacar a los hobbits de los lugares más variopintos. Y sí, ese es el principal uso que Tolkien le dará a la magia: un desencadenante que hará que avance la trama, ya sea para sacar a los protagonistas de un lugar que parecía perdido con solo chasquear los dedos o, bien, potenciar la presión de las fuerzas del mal que van en su busca.

Ursula, en cambio, emplea un sistema de magia con una lógica y unas normas básicas. La suya se trata de una magia dura, ya analizada en el blog en una entrada anterior. Con el nominalismo, Ursula carga de filosofía algo tan propio de la fantasía como es un sistema de magia. El mundo funciona bajo unas normas y, para poder controlarlo, el mago debe conocer el nombre de cada uno de los objetos para comprenderlo en esencia y poder manipularlo a placer. El mago, por lo tanto, tiene como misión principal entender el mundo que le rodea, aprendiendo a comprender cada una de las cosas más insignificantes de la naturaleza. Esta lengua verdadera con la que se nombra la esencia de todas las cosas no es un simple idioma, sino que se trata de una vía de conocimiento para entender el mundo. Ursula, con este sistema de magia, no sólo nos introduce una filosofía del Antiguo Egipto, sino que nos enseña cómo cree ella que se debe contemplar la naturaleza y vivir junto a ella: no como algo ajeno a nosotros mismo, sino algo que debemos integrar en nuestro ser.

2. Claro racismo vs diversidad racial

Empecemos aclarando que no voy a meterme en si Tolkien era racista o no, simplemente hablaré de lo que se encuentra en su obra. Lo primero que debe sorprendernos es que todos los personajes considerados buenos o que pertenezcan al bando del bien son caucásicos o tienen la piel blanca. Sus protagonistas tendrán este punto en común mientras que el bando del mal se describe como con la piel negra o morena. Un buen ejemplo de esto es la raza de orcos a los que se los describe, literalmente, como negros. Además, en la propia obrgavilan ursula k le guina aparecen ideas como la pureza de sangre y el racismo entre las distintas razas mágicas. Es un tema, por tanto, que impera en el universo de la Tierra Media y que se verá acentuado aún más con el simbolismo entre el bien y el mal, blanco y negro. Y sí, sé que suena muy mal.

En Terramar es completamente distinto. Para empezar, Ursula se preocupa en describir a los personajes y otorgarles distintos tonos de piel para ofrecer un abanico de personajes con una gran diversidad racial. Mientras que la mayoría de sus protagonistas tienen la piel oscura, existe el pueblo de los kargos, el único pueblo blanco, que se destacan por su actitud agresiva y beligerante con el resto de civilizaciones. ¿Tal vez una crítica a nuestra propia sociedad y como nos hemos relacionado históricamente con el resto de civilizaciones?

3. Visión católica vs visión taoísta

Pero el punto esencial en su comparativa es el fondo filosófico sobre el que se erige toda la trama de sus historias. Tolkien, como católico, dará una visión de la trama argumentativa como una lucha entre las fuerzas del bien contra las fuerzas del mal. Imperarán, para ello, toda una serie de características aprobadas como buenas: la valentía, el coraje, la amistad y la lealtad, entre otras. Este escenario filosófico engloba un trasfondo moral muy claro y marcado, lo que le llevará a crear una historia cliché en la que ni la fuerzas del mal ni las fuerzas del bien tendrán un verdadero trasfondo psicológico ni motivacional. Cada una actúa siguiendo los designios de su vertiente moral, donde no haying yang ursula nominalismo taoismoy más variedad que ser de los bueno o ser de los malos. No es ningún secreto que Tolkien no me gusta especialmente por eso: por la sencillez de la trama que roza el cliché narrativo, no sólo en fantasía, sino en la literatura en general.

Ursula es un mundo totalmente a parte. Como taoísta, concibe el mundo como una unión entre opuestos. El equilibrio del universo solo se sostiene si ambas fuerzas conviven armoniosamente. Y esta filosofía la trasmitirá en sus obras, tanto dentro como fuera de Terramar. De esta manera, sus protagonistas no serán perfectos. Tendrán algo en ellos con lo que deberán convivir y, sólo aceptándose, podrán vivir en paz y armonía. Ursula transmite una idea de convivencia con lo diferente, de aceptación a lo opuesto y la idea de que es un error luchar contra lo que, en realidad, todos llevamos dentro. El bien y el mal, para Ursula, no son fuerzas de la naturaleza que luchan eternamente. El bien y el mal conforman el mundo y a cada criatura. Convivir con tu naturaleza es convivir con tu parte buena y tu parte mala.

-&-

Y eso es todo por hoy. Aclarar que los autores nunca estuvieron enfrentados. Cada uno valoraba el trabajo del otro y se apreciaban como colegas. Es ahora, vista la tendencia a sobreponer a Tolkien por encima de Ursula por lo que veo necesario destacar sus diferencias que, en el fondo, son los motivos por los que prefiero la prosa de Ursula a la de Tolkien. Éste fue un magnífico escritor, un gran lingüística y uno de los mejores creadores de universos de fantasía; pero le faltó cargar de simbolismo y significado sus historias, como bien supo hacer Ursula.

Cuéntame, ¿has leído algo de alguno de estos autores?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde cada quincena te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^

¡Y nunca dejes de escribir!

4 Comentarios

  1. Pues fíjate, yo con Tolkien si que veo simbolismos importantes. Por ejemplo, cuando Saruman deforesta Isengard para producir fraguas, el autor criticaba la industrialización inglesa y toda la devastación paisajística y natural que ésta se había cobrado.

  2. Obviamente, lo siento si se ha entendido mal, pero no pretendía decir que en Tolkien la historia no tuviera simbolismos. Me refería a que el símbolo engloba toda la obra de Ursula, es una gran alegoría de la forma que tiene de ver el mundo. Si leer Un mago de terramar, la primera de la saga, lo ves enseguida. Toda la trama gira a su alrededor.

    En Tolkien, en cambio, sólo existe el símbolo tracista del viaje como forma de aprendizaje, ya un recurso más que mascado en su época.

  3. Saludos solo he leído a Tolkien, los cuentos de Terramar es una tarea pendiente.
    Con el post podría decir que no estoy de acuerdo con lo expuesto sobre Tolkien pero sería más preciso decir que no comparto muchas cosas expuestas.

    Hace tiempo escuche un podcast de la sociedad tolkien española donde hablaban sobre la magia en toda la obra, lo planteado era que no existía como tal, si suena raro pero después de escuchar al expositor, digamos que me convenció o al menos me brindo un punto de vista diferente y bastante curioso.

    Mi verdadero punto no es lo de la magia, sino que cada cual se toma la obra como quiere puede darle segundas lecturas o interpretar como le plazca o no darle relevancia.

    Por eso no comparto lo de mirar la obra de Tolkien como los buenos contra los malos, cuando a mi parecer hay muchos grises de por medio y segundas lecturas y también el bien contra el mal. Pero bueno yo me lo tomo así y no podría tomármelo de otra manera, quizá por un acercamiento muy laborioso con la obra y entiendo otros puntos de vista, aunque me resulte difícil estar de acuerdo.

  4. Totalmente de acuerdo, esta es sólo una lectura de la obra y habrá muchas muy dispares e igual de válidas.

    ¿Has leído alguna obra de Terramar? Si lo haces notarás enseguida la diferencia. Gavilán no sólo no es un protagonista ideal, sino que debe aprender a convivir con sus demonios para poder sobrevivir y vivir en armonía con el universo.

    Ese tipo de relación con el bien y el mal es totalmente distinto al que da Tolkien en sus obras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here