Uno de los temas que más interesantes me resultan en ficción es la de los viajes en el tiempo y universos paralelos que se derivan de ello. Creo que puede resultar muy interesante poder jugar con la línea temporal de nuestro universo para crear historias que hagan pensar a nuestros lectores. Para ello, tendremos que analizar con cierto detalle la paradoja clásica del viaje en el tiempo y algunas de sus posibles soluciones.

1. Análisis de la paradoja del viaje en el tiempo

Existen dos tipos de paradoja del viaje en el tiempo: la paradoja del abuela y la paradoja de matar a Hitler. Sin embargo, ambas hacen referencia a lo mismo: la paradoja que se produce al cambiar algo del pasado que te impediría hacer ese viaje.

En la paradoja del abuelo, encontramos el clásico de viajar la pasado y matar a alguno de tus abuelos antes de concebir a uno de tus progenitores. De esta forma, jamás habrás podido ser concebido. De esta forma, si viajaras al pasado y mataras a tu abuelo, estarías impidiendo esta propia muerte. Así, se crea una paradoja sin resolución lógica.

Pasa lo mismo con la paradoja de matar a Hitler. Si viajas al pasado para matar a Hitler antes de la segunda guerra mundial, no tienes ningún motivo por el que querer viajar al pasado. Así, creamos de nuevo, una paradoja sin resolución.

O casi sin solución. Gracias a la CI-FI y al desarrollo de teorías científicas, podemos ofrecer algunas soluciones alternativas para poder jugar con esta paradoja en ficción. Al menos, hasta que podamos jugar con ella en la realidad.

2. El principio de autoconsistencia de Novikov

Este se trata de un principio desarrollado por el astro-físico Ígor Nóvikov con el objetivo de resolver las paradojas derivadas de los viajes en el tiempo. Según Ígor, las leyes naturales de nuestro universo impedirían cualquier acción que desencadenaran una paradoja. Es decir, según este teórico, sería imposible crear una paradoja del tiempo.

Otro aspecto interesante de su trabajo, es la asunción de la casualidad como algo constante en nuestro universo. De esta forma, todo debe tener una causa para poder producirse. De esta forma, en ciertos casos, puede contradecir el principio básico del libre albedrío. Puede ser muy interesante crear una historia en la que todo debe suceder de una forma concreta por las leyes naturales del universo, sin que las acciones de nuestro personaje lleguen siquiera alterar lo que siempre tuvo que ser.

3. Los viajes en el tiempo producen universos paralelos

Esta es una de las soluciones más recurrentes en la CI-FI actual. O, al menos, en la ficción que yo he consumido de esta temática. Se trata de la existencia de universos paralelos. Es decir, cada decisión o posible cambio en nuestro camino y el camino de cada una de las personas que habitan el mundo genera un universo paralelo que, a su vez, se divide y bifurca en otros diferentes.

De esta forma, nuestro universo no es el único en el que existimos. De esta forma, si viajara a un pasado concreto y matara a mi abuela, mi yo de ese universo no nacería; pero yo sí nací en un universo paralelo diferente. De esta forma, quedaría atrapada en un universo en el que yo no debería existir, pero sí lo hace otra versión de mí.

Sucede lo mismo con la paradoja de matar a Hitler. Tras realizar el viaje del tiempo y matar al dictador, el viajero quedaría atrapado en un mundo que cambiaría radicalmente a causa de su acción. Él si viajó, desparecerá de su universo de origen y vería todo el mundo cambiar pero sin formar parte de él realmente.

4. Los viajes en el tiempo crean un nuevo futuro

Otra posibilidad diferente a la anterior es la de entender la línea temporal como algo que puede cambiar. De esta forma, el tiempo continuamente se escribe y reescribe. Con nuestras acciones modificamos el futuro y, si viajamos en el tiempo, podemos modificar nuestra realidad. De esta forma, moriríamos al matar a nuestro abuelo y crearíamos un futuro diferente en el que no habremos nacido nunca.

En el caso de matar a Hitler, volveríamos a un mundo que se ha rescrito a partir del nuestro acción. En definitiva, todo se reescribiría a partir de nuestras acciones, porque se entiende el tiempo como algo no fijado y con la posibilidad de cambiar y alterarse.

Esta solución podría combinarse con otra para evitar que el universo implosione a través de una paradoja cómo las que estamos trabajando: otorgarle una identidad diferente a la persona que provoca la paradoja. Tu sí has nacido, pero eres una persona diferente y con un parentesco alejado de la persona a la que matas en tu viaje. De esta forma, el universo se reubica y se protege de este tipo de paradojas.

5. Teoría del presente múltiple

Debo admitir que esta es una de mis soluciones favoritas, por todo el juego que se le puede dar en narrativa. Se trata la creación de varios presentes simultáneos. En otras palabras, el personaje vive una realidad concreta pero cambia algo a través de un viaje en el tiempo que provoca que la línea temporal varíe. No crea un universo paralelo ni un nuevo futuro, sino que crea otro presente diferente. De tal forma, el personaje recuerda el primer presente y este segundo.

Y esto no deja de ser una bomba de relojería con la que podemos jugar hasta que acaba estallando. Con cada nueva linea temporal, el personaje va acumulando más y más recuerdos. Por un lado, lo pueden acercar a entender mejor la realidad que le envuelve pero, al mismo tiempo, cada nueva realidad acumulada en su memoria puede infligirle daños a nivel cerebral: ¿os imagináis una persona capaz de acumular los recuerdos de varias vidas?

-&-

Y eso es todo por hoy. Recuerda que solo es un breve resumen de todo lo que se puede trabajar sobre el tema. Si te interesa el tema y con tu permiso, voy a recomendarte una serie y una película, respectivamente, sobre los viajes en el tiempo y las paradojas que se pueden derivar de esta acción: Doctor Who y Efecto mariposa.

Cuéntame, ¿qué otras películas, series o libros me recomiendas?

 

Suscríbete a mi newsletter

2 Comentarios

    • La verdad es que sí, es muy difícil cuadrar una trama basada en los viajes en el tiempo. Pero, la verdad, como consumidora, ¡me encantan esas historias!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here