Plataformas donde puedes escucharlo

¿Te has preguntado alguna vez qué simboliza el logo de Starbucks? Se trata de una sirena de dos colas, una criatura mitológica que nace a través de la mezcla de la cultura céltica con el imaginario cristiano de la época medieval. Vamos, una amalgama de dos civilizaciones, culturas y religiones muy diferentes.

Melusina fue creada por Jeans d’Arras en 1392 y representa el mito del hada medieval, una reinterpretación de esta figura féerica del imaginario celta. Si quieres conocer el mito de Melusina y por qué fue tan importante para el imaginario cristiano, tendremos que empezar por el principio y aprender, primero, qué entendían los medievales al hablar de un hada.

1. El mito del hada celta

Antes de empezar, tengo que aclararte algo: no se conoce el mito celta original del hada. Esta civilización transmitía sus conocimientos oralmente, por lo que la mayoría de sus leyendas sólo nos han llegado a partir de testimonios de hombres y mujeres feudales y cristianos. Puedes hacerte a la idea de la gran manipulación que sufrieron estos mitos, no sólo por la diferencia de sus creencias, sino porque intentaban plasmar algo que realmente no entendían.

En lo único en lo que se han puesto de acuerdo los distintos estudiosos del campo es en que este mito debía representar la deidad madre, una figura mítica femenina que tenía el poder de alterar el destino de los hombres. Pero poco se sabe con exactitud de lo qué era realmente y cómo se creía que se relacionaba con los mortales.

El texto más cercano que conservamos a los mitos original son los Lais de María de Francia. Una colección de cuentos que la autora recogió a través de las historias que escuchaba explicar.

2. El hada en la literatura medieval

Cuando el hombre y la mujer cristianos se encontraron con las historias que explican estos pueblos celtas, se sintieron muy atraídos por este mundo féerico. Tanto es así que se inició una nueva moda literaria. Y sí, es en este momento en el que nacen los libros de caballerías, pues pretendían representar la historia del Rey Arturo y los caballeros de su mesa redonda.

¡Cuidado! Todo el imaginario celta pasa por un prisma cristiano. Es decir, nuestros autores y autores tomarán la imagen de estos personajes del imaginario célticos y los adaptarán a la vida y a las costumbres medievales de su pueblo. Por eso, el hada medieval nunca podrá representar el mito original celta.

La gracia de este mito en concreto es que siempre mantiene una misma escritura. El hada tiene un papel muy concreto en las historia de corte artúrico y siempre aparecen para cumplir un arco argumentar muy concreto. Vamos a verlo.

La estructura narrativa del mito

  • Encuentro entre hada y caballero. Se da en un aura de misterio y claras connotaciones mágicas. El hada suele planificar el encuentro, guiando al caballero a partir de una visión o incitándolo con un bello cantar. Además, siempre se da en un lugar cercano al agua pues se consideraba que el elemento acuático era la frontera con el mundo féerico.
  • Relación amorosa e imposición del tabú. Tras el encuentro, inician un romance en el que el hada representará todo lo que suponía en la época un matrimonio bien arreglado: le otorgaba riquezas, territorio y, en algunos casos, también descendencia. Todo esto se lo concede a partir de sus cualidades mágicas. A cambio de todo esto, ella le impone un tabú. Puede ser cualquier cosa: como guardar su relación en secreto o no verla nunca mientras se baña.
  • Ruptura del tabú y pérdida de los dones. Como no podía ser de otra forma, llega un momento en el que el caballero rompe el tabú impuesto. Esta es la parte más importante del mito porque es dónde hay más variaciones, dependiendo de la interpretación del hada que el autor o autora quisiera darle. En el momento en el que el hada se ve traiciona, retira todo los dones y decide vengarse de su enamorado. El cómo lo haga será la clave: puede abandonarlo, sin más, o puede condenarlo y arrastrarlo a la muerte. Puede incluso imponerle una maldición o, por qué no, puede él decidir perseguir a su enamorada y rendirse a sus pies y servirle como vasallo en Avalón, el mundo féerico céltico.

Interpretaciones y reinterpretaciones

Pero ¿qué es el hada? ¿Es un demonio? ¿Es malvada? ¿Es un alma en pena en busca de amor? ¿O es, en cambio, un ser ansioso de arrastrar a su mundo almas humanas? Nunca lo sabremos hasta que no construyan la primera máquina del tiempo y podamos volver a preguntarles a los celtas. Mientras tanto, lo que sí podemos hacer es jugar mucho con el mito para dotar de distintos significados la figura del hada. Vemos algunos ejemplos, extraídos de obras medievales:

  • El hada es un alma en pena condenada por un gran pecado que cometió en su pasado y busca redimirse en el mundo terrenal a partir de una relación amorosa pura.
  • El hada es una criatura femenina sedienta de una relación amorosa que la sacie. Abandona su mundo para encontrar en el mundo terrenal alguien que la complazca y le sirva. Este podría ser el caso del hada sin nombre del cuento de Lanval, quien, tras haber roto el tabú y perder a su amada, termina abandonado la corte del rey Arturo para servir a su señora en Avalón.
  • El hada es una criatura diabólica que busca engañar y enamorar a almas mortales para arrastrarlas hasta su mundo una vez roto el tabú. Similar al mito del pacto con el diablo y la venta de un alma. En este tipo se englobarían todas las obras posteriores que traten este tema, la mayoría escritas por hombres católicos.

3. Melusina o la sirena de dos colas

Llevo todo el rato hablándote de hadas, pero he empezado esta entrada hablándote sobre una sirena de dos colas muy particular: Melusina. ¿Cómo evolucionó el mito hasta llegar a ella?

Debes pensar que estas primeras hadas están escritas en el siglo XII y buscan recrear el mito celta a través de las figuras de los caballeros artúricos. Es decir, se trata de un intento de acercar una cultura totalmente diferente a la suya. Podría decirse, incluso, que este tipo de historias ayudaron a que ambas culturas se pudieran relacionar. Sin embargo, todo cambiará cuando los clérigos empiecen a reinterpretar este mito.

En este momento, nos encontramos a finales del siglo XIV y vemos un claro giro en el mito. El hada ahora tendrá dos principales connotaciones: o se trata de una sierva del diablo o una criatura sedienta de la bondad de Dios que intentará conseguir su perdón. Vemos, por lo tanto, que el mito original se desdibuja. Sin embargo, sí que mantendrá el mismo arco argumental.

El arco argumental de Melusina

  • Historia previa: Melusina es hija del rey Elinás y el hada Presina. Su madre, al ser un hada, impuso también un pacto a su marido: no verla mientras cuidaba a sus tres hijas. Su marido lo incumplió y las hadas partieron a la isla de Avalón. Allí, las hermanas decidieron castigar a su propio padre así que lo encerraron en una montaña. Al enterarse de esto, la madre las maldijo. A Melusina le impuso la maldición de convertirse en serpiente de cintura para abajo todos los sábados. Esto solo se rompería si se casaba y conseguía que su marido no la viera los sábados.
  • Encuentro entre los amantes y pacto: Melusina encontró a Raimondino Lusignan, hijo del conde de Forez. Este escena es la típica en el mito, ya que se encuentra en el bosque, cerca de una fuente de agua. Además, ella representa en esta escena todo lo que puede ansiar poseer un caballero: una mujer joven, bella y cargada de riquezas. Ella le impone el pacto: no verla ningún sábado. Él aceptó y se casaron.
  • Ruptura del Pacto: Después de una vida de matrimonio feliz y con una descendencia de, ni más ni menos, 10 hijos, el marido incumple la promesa. Tentado por su hermano, hace un agujero en la pared para espirar a su mujer mientras se está bañando. Así, puede verla en la bañera con su cola de serpiente. Callará esta verdad, hasta que uno de sus hijos comete una atrocidad: quema un convento y mata a la gente de su interior. Así, el marido culpará a la mujer por ser una serpiente. Ella se irá Avalón, despliega sus alas de murciélago y sale por la ventana. Pero cuenta la leyenda que volvía todas las noches para alimentar y criar a sus hijos.

Interpretación del mito

El mito, por lo tanto, ha cambiado. Melusina ya no es un hada como las anteriores. Se trata de una persona inocente que ha padecido una maldición que podría considerarse injusta. Ella sigue todas las pautas para poder librarse de ella, pero la curiosidad de su marido se lo impide.

De hecho, la gran diferencia de esta hada con sus predecesoras es que desea abandonar el mundo féerico para entregarse a crear una familia junto a su marido. Y esto no deja de ser una interpretación muy masculina y muy católica de los deberes de toda mujer y esposa. Lo interesante de este mito es que romperá con el paradigma anterior y, a partir de esta obra, a las hadas siempre les acompañará esta connotación religiosa, ya sera para diabolizarlas a través de esta imagen de la serpiente, o para darles la posibilidad de entregarse a una vida cristiana.

Además, no podemos olvidar que este tipo de leyendas sirven para dotar de un origen mítico a las grandes casas medievales. En este concreto, se intenta explicar el porqué de la grandeza de la familia Lusignan.

-&-

Y eso es todo por hoy. No sé por qué Starbucks decidió coger la imagen de esta serpiente de dos colas para representarse, pero me parecía la excusa perfecta para hablar contigo sobre las hadas de la Edad Media.

Cuéntame, ¿conocías el mito? ¿Conoces alguna novela actual que lo represente?


Suscríbete a mi newsletter

4 comentarios sobre “El hada Melusina: la sirena de dos colas que aparece en el logo de Starbucks”

  1. Genial entrada, como siempre. De las hadas conocía bastante poco, la verdad, así que tu artículo me ha parecido muy ilustrador.

    A todo esto, y si fuera posible dado que más arriba señalas que te gustaría hacer una serie de entradas sobre leyendas y mitos, ¿podrías hacer una sobre las ninfas de la mitología griega?

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *