iVooxSpotifyGoogle PodcastsiTunesRSS
Plataformas donde puedes escucharlo

Como sabes, mi especialidad es la mitología grecorromana; pero siento un gran curiosidad por el resto de mitologías que rodean nuestro universo. Siguiendo un poco con la estela dejada a través del análisis de las brujas griegas y medievales, me ha parecido interesante adentrarnos en la mitología vikinga a través de la magia nórdica. Tómate este entrada como una pequeña introducción, una píldora con la que saborear el universo mitológico de nuestros vecinos nórdicos.

¿Quién es Freyja?

Freyja es una de las diosas más importantes del panteón nórdico. Por un lado, se la considera la diosa del amor, la belleza y la fertilidad; y se le rezaba o invocaba para pedirle felicidad en el amor o asistencia en los partos. Por otro lado, también se la asociaba con la guerra y con la muerte, cerrando un círculo interesante entre el parto al que asiste y las almas que se lleva consigo. Pero de eso hablaremos más adelante.

Además de esto, lo que nos interesa especialmente es que es la diosa relacionada con la magia y las profecías. Concretamente, era la diosa de la magia nórdica, llamada seidr.

Como hemos comentado, Freyja está asociada con los nacimientos. En cierta manera, es la diosa del amor, la fertilidad y quién ayuda en los partos. Pero, al mismo tiempo, también es una diosa de guerra y de muerte.

Fólkvangr es llamado, donde Freyja gobierna a los sentados en su salón. La mitad de los caídos escoge cada día, y Odín la otra mitad

Gylfaginning, capítulo 24, Edda prosaica.

La residencia de Freyja, dentro de Asgard, el mundo de los Æsir, era el Fólkvangr. En él, daba cobijo a la mitad de los caídos en combate. Freyja, comandando las valkirias de Odín, atravesaba los campos de guerra y se llevaba con ella a la mitad de los caídos, mientras que la otra mitad le correspondía a Odín.

Estos guerreros llamados al lado de Freyja parece que deben cumplir con la misma misión que los que se queda Odín: deben ser entrenados para servir a los dioses en el Ragnarök, la batalla del fin del mundo. Resulta curioso que esta mitología distinga dos palacios de los muertos, pero no explique demasiado bien cuál es la función del Fólkvangr.

De esta forma, a Freyja no sólo se la asocia directamente con la muerte y la guerra, sino que se habla de ella como una valkiria, concretamente la dirigente de las valkirias, quien las guía en su búsqueda de almas

La magia nórdica femenina: Seidr y las völvas

A Freyja se le atribuye la creación del seidr y su posterior enseñanza a los Æsir. Lo más llamativo de esta magia es que era exclusiva de mujeres. De hecho, a los pocos hombres que la practicaban, se les tachaba de afeminados, pues su práctica iba en contra del hombre franco y sincero. Y eso nos dice mucho de la idea de mujer que tenían y como esta idea de feminidad se usaba para insultar a un hombre. Pero eso es otro tema.

La hija de Njörðr, Freyja, era la sacerdotisa de los sacrificios y enseñó por vez primera el arte de la magia a los Æsir, como era de uso y costumbre entre los Vanir.

La saga de los Ynglings

El seidr se define como un tipo de magia femenina centrada en las adivinaciones y la manipulación de mortales y espíritus. Las mujeres que la practicaban eran llamadas völvas.

Un buen ejemplo de esta magia es el personaje de Thorbjörg la pequeña völva, quien emplea su magia para ayudar al prójimo. Aunque es una obra escrita en época cristiana, refleja parte de la esencia de las völvas. Este personaje lleva un atuendo muy particular: usaba un manto azul y llevaba una piel de cordero negro adornado con piel de gato blanco. Llevaba con ella una rueca simbólica y un cinturón de encantamientos enlazado a un gran bolso donde guardaba sus hechizos. Su función principal era la de la adivinación y empleaba a los espíritus para lograrlo.

Por distintos motivos, a las völvas se las suele confundir con las nornas: parcas nórdicas, encargadas de tejer el destino de todos. A algunos personajes, de hecho, se las define con ambas descripciones.

La magia nórdica masculina: Galdr y los galdramenn

El Galdr era un tipo de magia basados en hechizos recitados, cantados o escritos en runas que practicaban tanto mujeres como hombres. Se trataba de una magia ritual que necesitaba del cántico la mayoría de las ocasiones para poder ser realizado.

De entre sus principales usos, destacan especialmente la ayuda a las parturientas a la hora de dar a luz. Pero también tenían usos bélicos. Uno de los más interesantes era el de volver loco a un enemigo. También se podía mellar espadas, hundir barcos y atraer tormentas. En definitiva, ayudaban a a decidir la victoria o la derrota en una batalla.

Por otro lado, dentro del galdr, encontramos la posibilidad de adentrarnos en los hechizos de magia negra, denominados fiölkyngi. Cabe destacar la connotación negativa de este tipo de magia, así como la poca neutralidad en su uso.


Y eso es todo por hoy. La magia nórdica y su mitología siempre me ha llamado mucho la atención. No descarto, para nada, traerte pequeñas píldoras como esta a medida que vaya aprendiendo más y más sobre esta cultura. Si tienes algún mito o dios predilecto, no dudes en proponérmelo como el siguiente.

Cuéntame, ¿conocías estas historias?



Suscríbete a mi newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.