iVooxSpotifyGoogle PodcastsiTunesRSS
Plataformas donde puedes escucharlo

En el capítulo de esta semana, quiero traerte una de mis listas de recomendaciones. Después de hablar de libros de fantasía y magia, o algunas otras recomendaciones para leer el día de la mujer, he querido adentrarme en un género que, aunque se aleja de lo que es habitual en el podcast, suelo disfrutar mucho de sus lecturas: las novelas distópicas.

1. 1984 de George Orwell

«No creo que la sociedad que he descrito en 1984 necesariamente llegue a ser una realidad, pero sí creo que puede llegar a existir algo parecido», escribía Orwell después de publicar su novela. Corría el año 1948, y la realidad se ha encargado de convertir esa pieza -entonces de ciencia ficción- en un manifiesto de la realidad.

En el año 1984 Londres es una ciudad lúgubre en la que la Policía del Pensamiento controla de forma asfixiante la vida de los ciudadanos. Winston Smith es un peón de este engranaje perverso y su cometido es reescribir la historia para adaptarla a lo que el Partido considera la versión oficial de los hechos. Hasta que decide replantearse la verdad del sistema que los gobierna y somete.

2. Fahrenheit 451 de Ray Bradbury

La clásica distopía sobre los peligros del populismo y el conformismo, en una nueva traducción que capta toda la fuerza del original

En un futuro sombrío y turbador, Montag forma parte de una extraña brigada de bomberos cuya misión no es sofocar incendios, sino producirlos para quemar libros. Y es que en su mundo está prohibido leer, porque lo que se quiere suprimir es la capacidad de pensar. Una vez que Montag lo comprenda, alertado por una organización secreta dedicada a memorizar volúmenes enteros, sabrá que ha llegado el momento de elegir entre la obediencia y la rebeldía.

3. Un mundo feliz de Aldous Huxley

Un mundo feliz es un clásico de la literatura del siglo XX, una sombría metáfora de un futuro posible.

Los peores vaticinios del capitalismo se han cumplido: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se divide en diez zonas en apariencia seguras y estables. Los humanos ya no procrean, el sexo se ha convertido solo en una diversión y las letras del alfabeto griego se han pervertido para clasificar a los seres humanos por castas. Todos aceptan su lugar en la nueva jerarquía social, perfectamente ordenada. Los valores humanos esenciales no tienen cabida en este mundo y los habitantes se crean in vitro con una técnica concebida a imagen y semejanza de una cadena de montaje. El soma, la droga por excelencia en este mundo distópico que propone Huxley, ayuda a los habitantes a escapar de la rutina. A cambio de este orden pulcro, la libertad de expresión y el pensamiento crítico han sido erradicados. Bernard Marx, el protagonista de la novela, inconformista e inteligente, deberá probar los límites de la sociedad que lo ha engendrado, iniciando un viaje más allá de las fronteras distópicas de su universo.

4. El cuento de la criada de Margaret Atwood

Amparándose en la coartada del terrorismo, unos políticos teócratas se hacen con el poder y, como primera medida, suprimen la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. Esta trama, inquietante y oscura, que bien podría encontrarse en cualquier obra actual, pertenece en realidad a esta novela escrita por Margaret Atwood a principios de los ochenta, en la que la afamada autora canadiense anticipó con llamativa premonición una amenaza latente en el mundo de hoy.

En la República de Gilead, el cuerpo de Defred sólo sirve para procrear, tal como imponen las férreas normas establecidas por la dictadura puritana que domina el país. Si Defred se rebela -o si, aceptando colaborar a regañadientes, no es capaz de concebir- le espera la muerte en ejecución pública o el destierro a unas Colonias en las que sucumbirá a la polución de los residuos tóxicos. Así, el régimen controla con mano de hierro hasta los más ínfimos detalles de la vida de las mujeres: su alimentación, su indumentaria, incluso su actividad sexual. Pero nadie, ni siquiera un gobierno despótico parapetado tras el supuesto mandato de un dios todopoderoso, puede gobernar el pensamiento de una persona. Y mucho menos su deseo.

Los peligros inherentes a mezclar religión y política; el empeño de todo poder absoluto en someter a las mujeres como paso conducente a sojuzgar a toda la población; la fuerza incontenible del deseo como elemento transgresor: son tan sólo una muestra de los temas que aborda este relato desgarrador, aderezado con el sutil sarcasmo que constituye la seña de identidad de Margaret Atwood. Una escritora universal que, con el paso del tiempo, no deja de asombrarnos con la lucidez de sus ideas y la potencia de su prosa.

5. Ley de enfermedad 0 de MJ Moreno

Una aventura distópica que te enganchará hasta el final.

¿Imaginas enfermar y disponer de un tiempo límite para curarte? ¿Qué tu valía dependa de lo productiva que seas para la sociedad?

Maia ingresa en el Centro 505 tras un hecho traumático. Según la Ley de Enfermedad 0, tiene dos años para curarse o será eliminada.

El tiempo se acaba, pero Maia tiene otros planes. Algo inesperado sucede y descubre que la ley, gracias a la cual han sobrevivido en un mundo descompuesto, no es lo que parece.

Si quieres más información, puedes escuchar la entrevista que le hice a la autora.

6. Los juegos del hambre de Suzanne Collins

El mundo está observando. Ganar significa fama y riqueza. Perder significa una muerte segura.

¡Que empiecen los septuagésimo cuartos juegos del hambre!

En una oscura versión del futuro próximo, doce chicos y doce chicas se ven obligados a participar en un reality show llamado Los Juegos del Hambre. Solo hay una regla: matar o morir.

Cuando Katniss Everdeen, una joven de dieciséis años se presenta voluntaria para ocupar el lugar de su hermana en los juegos, lo entiende como una condena a muerte. Sin embargo, Katniss ya ha visto la muerte de cerca y la supervivencia forma parte de su naturaleza.

7. Eslabón y Cadenas de Lucía G. Sobrado

Katerina creía que ser esclava en Sector Gamma era lo peor que podría haberle pasado, pero eso cambiará cuando llegue a Sector Delta, un sector económicamente inferior al suyo donde descubrirá que las apariencias engañan y que su vida como esclava solo había sido el principio de algo mayor.

Con la diosa Destino hilando sus hilos en su contra, Katerina tendrá que aprender a convivir con sus demonios para garantizar su supervivencia en un entorno hostil, y encontrará aliados y enemigos que le abrirán los ojos a la realidad que se esconde bajo una sociedad idílicamente perfecta.

Cuando toda tu vida has vivido atada a unas cadenas, ¿hasta dónde estarías dispuesta a llegar para romperlas?

8. La parábola del sembrador de Octavia E. Butler

Esta aclamada novela posapocalíptica de esperanza y terror, de la galardonada escritora Octavia E. Butler, combina bien con otras obras distópicas como 1984 o El cuento de la criada. Cuando el cambio climático global y las crisis económicas conducen al caos social a principios de la década de 2020, California se llena de peligros, desde la escasez generalizada de agua hasta las masas de vagabundos que harán cualquier cosa para sobrevivir otro día más. Lauren Olamina, una joven adolescente de quince años, vive dentro de una comunidad cerrada con su padre, un predicador, su familia y sus vecinos, relativamente protegida de la anarquía circundante. En una sociedad donde cualquier vulnerabilidad es un riesgo, ella sufre de hiperempatía, una sensibilidad debilitante hacia las emociones de los demás. Precoz y lúcida, Lauren debe hacer oír su voz para proteger a sus seres queridos de los desastres inminentes que su pequeña comunidad ignora obstinadamente. Pero lo que comienza como una lucha por la supervivencia pronto conduce al nacimiento de una nueva fe y a una sorprendente visión del destino humano.

9. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de Philip K. Dick

En el año 2021 la guerra mundial ha exterminado a millones de personas. Los supervivientes codician cualquier criatura viva, y aquellos que no pueden permitirse pagar por ellas se ven obligados a adquirir réplicas increíblemente realistas. Las empresas fabrican incluso seres humanos. Rick Deckard es un cazarrecompensas cuyo trabajo es encontrar androides rebeldes y retirarlos, pero la tarea no será tan sencilla cuando tenga que enfrentarse a los nuevos modelos Nexus-6, prácticamente indistinguibles de los seres humanos.

10. V de Vendetta de Alan Moore y David Lloyd

V de Vendetta, además de ser una de las mayores obras maestras de la industria del cómic y una de las obras más personales y logradas de sus autores, Alan Moore y David Lloyd, es una historia espeluznante y terriblemente real acerca de la pérdida de la libertad y de la identidad del individuo, que se ve inmerso en un mundo hostil, frío y totalitario. Con el trasfondo de una Inglaterra imaginaria que ha caído bajo la bota de un régimen fascista, se analiza tanto la vida bajo un estado policial asfixiante como el poder de la rebelión y la resistencia del espíritu humano ante la opresión y el totalitarismo. En un mundo donde todo lo que no está prohibido es obligatorio, un solo hombre puede marcar la diferencia.

11. Voz de Christina Dalcher

CIEN AL DÍA. NI UNA MÁS. Esa es la cifra de palabras que la neurolingüista Jean McClellan y el resto de mujeres tienen derecho a pronunciar cada día. Una sola palabra por encima de esa cifra y cientos de voltios de electricidad recorrerán las venas de cualquier mujer que se atreva a sobrepasarla. Ese es el mandato del nuevo gobierno. Las mujeres no pueden escribir, los libros les han sido prohibidos, sus cuentas bancarias han sido transferidas al hombre de la familia más cercano y se han suprimido todos los empleos para las mujeres.

Pero cuando el hermano del presidente sufre un extraño ataque, a Jean le devuelven temporalmente el derecho a trabajar y a hablar más de 100 palabras al día, con el objetivo de que continúe investigando la cura de la afasia, un extraño trastorno de una parte del cerebro que controla el lenguaje.

Pronto Jean descubrirá que la están utilizando y que ha pasado, sin saberlo, a formar parte de un plan mucho más grande, cuya intención no es encontrar la cura de la afasia, sino inducirla. ¿El objetivo final? Eliminar por completo las voces de las mujeres.

Situada en unos Estados Unidos donde la mitad de la población ha sido silenciada, Voz es una historia inolvidable y llena de tensión, en la que una mujer se enfrentará a los poderes establecidos para proteger a su hija y a sí misma.

12. El núcleo del sol de Johanna Sinisalo

Una novela en algún lugar entre Margaret Atwood y Kurt Vonnegut, y con una visión única sobre el fin del hiperpatriarcado.

Finlandia se ha convertido en un estado totalitario llamado Republica Eusistocratica, que ha priorizado la salud nacional y ha prohibido todo lo que pueda dar placer o causar adicción. Bueno, casi todo: el estado ha creado una nueva subespecie humana: una especie receptiva, sumisa y siempre dispuesta a tener relaciones sexuales. Solían llamarse mujeres. Desde los años 40 varios científicos junto con el gobierno han puesto en marcha un plan de selección artifical que solo permite la reproducción a las mujeres más dóciles, y las más independientes e inteligentes acaban siendo esterilizadas.

Una sátira especulativa cautivadora, una ingeniosa ucronía en la que su protagonista busca a su hermana desaparecida en una sociedad hiperpatriarcal. Sexo, drogas y burocracia en una sociedad orwelliana.

13. Legend de Marie Lu

La República, situada en lo que en tiempos fue la costa oeste de los Estados Unidos, está embarcada en una guerra interminable con el país vecino, las Colonias. June y Day, dos ciudadanos de la República, tienen la misma edad (quince años) y viven en la misma ciudad (Los Ángeles). Y sin embargo, habitan en mundos opuestos: mientras que June es una chica privilegiada, destinada a ocupar un lugar en la elite del país por su condición de niña prodigio, Day vive en la clandestinidad y se dedica a sabotear los manejos de un gobierno que considera corrupto y asesino.
No hay ninguna razón para que los caminos de June y de Day se crucen… hasta el día en que Metias, el hermano de June, es asesinado, y Day se convierte en el principal sospechoso del crimen. Entonces, June y Day emprenden un mortal juego del ratón y el gato, en el que él lucha por la supervivencia de su familia mientras ella busca vengar la muerte de su hermano.

14. La rebelión de la mariposa de Miriam Mosquera

La súbita muerte de todos los animales de la Tierra divide a la sociedad en dos: los celestes, quienes disfrutan de todos los lujos y comodidades, y los domésticos, seres inferiores que tienen prohibido tocar y mirar a los celestes.

Eva Salazar es la hija del ministro de Alimentación y lleva una vida perfecta. O eso transmiten los periodistas cuando su inminente boda se vuelve mediática. Lo que los medios desconocen es que el enlace está concertado, por intereses políticos, con un hombre al que no ama, y que la doméstica que la ha criado va a ser enviada al otro lado del Muro por su culpa.

Es entonces cuando Eva comprende que luchar contra el gobierno de la República de Heden es la única solución para hacer justicia en una sociedad oprimida y segregada. Y solo el Frente de Liberación podrá demostrarle que, en medio del horror de un mundo en el que ya no existen los animales, aún queda hueco para la esperanza.


Y eso es todo por hoy, aunque seguro que me estoy dejando muchas novelas distópicas en el tintero. Me gusta traerte esta lista de recomendaciones, no solo por compartir lecturas que haya podido disfrutar, sino también para engrosar un poco más mi lista de pendientes.

Cuéntame, ¿has leído alguna de estas novelas distópicas?



Suscríbete a mi newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.