Plataformas donde puedes escucharlo

Como sabes, una de las cosas que más me gustan de consumir fantasía es justamente analizar los sistemas de magia. Es algo que he hecho siempre, pero especialmente después de formarme como escritora y conocer las leyes de la magia de Sanderson. Hoy vamos a hablar de una serie que me ha cautivado y que, a pesar de que se basa en un sistema bastante prototípico, está muy bien trabajado. Como bien dice el título, hoy te traigo el sistema de magia de Avatar, la leyenda de Aang.

0. El universo del mundo de Avatar

Antes de entrar en la magia propiamente dicha, te pongo en situación. Este universo nos presenta una sociedad, un sistema de magia y un mapa dividido en los cuatro elementos prototípicos: aire, fuego, tierra y agua. Cada elemento tiene su propia zona geográfica, sociedad y cultura.

Mapa del universo de Avatar: la leyenda de Aang
  • El reino de la Tierra (verde).
  • La Nación del fuego (rojo).
  • Las tribus del Agua (azul).
  • Los templos del Aire (blanco)

La leyenda de Aang inicia su trama con una situación muy concreta: el Reino del Fuego ha aniquilado a todos los Maestros del Aire en su intento de capturar al Avatar y dominar el mundo. La historia se centra en Aang, el último Maestro del Aire y el actuar Avatar. Tendrá que aprender a controlar los cuatro elementos para detener el dominio del Reino del Fuego.

Vemos, por lo tanto, que se trata de un sistema de magia elementarista. Algo que hemos visto decenas de veces en muchas obras de fantasía. La gracia del universo que nos presenta esta serie está en la figura del avatar en sí y en cómo están trabajados los poderes, pues se ajustan muy bien a las leyes de la magia de Sanderson.

Eso sí, solo voy a hablar de Avatar, la leyenda de Aang, pues que en la segunda parte (la leyenda de Korra) los propios guionistas vulneran las leyes de la magia establecidas en la entrega anterior. Así que, para este capítulo en concreto, vamos a centrarnos solo en el primero.

1. Las Artes del Control

En este universo, la magia la denominan control y existen cuatro diferentes: el control del Aire, el control del Agua, el control de la Tierra y el control del Fuego. A las personas que tienen esta capacidad se les conoce como maestros, seguido de la coletillo correspondiente a su elemento (Maestro del Aire, por ejemplo). Cada Maestro solo podrá dominar un único elemento, excepto el Avatar que los domina todos. La magia en sí se lleva a cabo a través de unos movimientos. Estos se han ido aprendiendo a lo largo de los años y trasmitiendo a las nuevas generaciones.

Vamos a empezar por lo básico: cómo se adquiere la magia. Algunas personas nacen con la capacidad de controlar un elemento. Eso sí, parece que se trata de algo hereditario, pues los maestros de un elemento aparecen únicamente en su zona. Es decir, en el caso de los Maestros del Agua, solo nacen dentro de las tribus del Agua. Esto podría ser, perfectamente, debido a la poca interacción que vemos entre las cuatro culturas.

Los cuatros símbolos que representan cada uno de los controles

(Imagen de la serie Avatar: la leyenda de Aang)

Ser Maestro de un elemento no solo implica poder controlarlo, sino que también se relaciona con una forma de actuar, una cultura y una ética concreta. Esto es así porque un Maestro debe entender su elemento y controlarlo siguiendo sus propias normas. De hecho, vemos como los cuatro controles están muy bien definidos y diferenciados por lo que respecta a las limitaciones, las debilidades y los costes de los que hablaba Sanderson en sus leyes de la magia: lo único que tienen en común todos los Maestros es que necesitan su elemento para poder controlarlo.

Es más, también vemos como las sociedades se adaptan a estas habilidades y, de hecho, a pesar de que los controles tienen una idea general en común, cada Maestro tiene una forma de luchar y de emplear su control. A lo largo de la serie, vemos como los personajes van desarrollando nuevas habilidades e, incluso, creando movimientos nuevos.

1.1. El control del Aire

El Aire es el elemento relacionado con la libertad. Los Nómadas del Aire se presentan como monjes que se separan de los problemas y las preocupaciones mundanas en búsqueda de la paz y la iluminación espiritual. De hecho, debido a su conexión con el mundo espiritual, todos los niños nacidos de los Nómadas del Aire se convierten en Maestros del Aire.

Emblema del Control del Aire

El control del Aire se vasa en la capacidad de controlar y manipular las corrientes de Aire. La clave de su control es la flexibilidad. Debido a la naturaleza pacifista de los Nómadas del Aire, se trata de un control puramente defensivo. La forma habitual de actuar de un Maestro del Aire será evasiva, pues evitan la confrontación directa.

Alguna de las debilidades que tiene este control es la falta de técnicas letales. La mayoría de movimientos y maniobras se basan en la evasión y el movimiento. Otra debilidades serán los lugares cerrados. Los Maestro del Aire se verán debilitados si se les encierra en un lugar cerrado: tendrán muy poco aire para ser controlado. En palabras de la wiki de Avatar, «al ser el aire el elemento de la libertad, limitar la libertad de movimientos de una maestro del aire es limitar también su control».

1.2. El control del Agua

El Agua es el elemento relacionado con el cambio. Los Maestros de Agua originarios aprendieron a usar su control observando como la luna empujaba y tiraba de las mareas.

Emblema del Control del Agua

El control del Agua se basa en la habilidad de controlar el agua, así como sus diversas formas. Este arte es utilizado por las tribus del Agua: la del Sur, la del Norte y la del Pantano. Estos Maestros lidian con el flujo de energía: convierten su defensa en su ofensiva, empleando la fuerza de sus oponentes contra ellos. Además, el control del Agua también se relaciona con la sanación.

Una gran debilidad de los Maestros del Agua es necesitan una fuente externa de agua, por lo que suelen viajar siempre con una cantimplora. Además, necesitan ambos brazos para poder realizar los movimientos de control, por lo que inmovilizado queda totalmente vulnerable. Puesto que su fuente de energía es la luna, su magia se debilita durante un eclipse lunar.

1.3. El control de la Tierra

La Tierra es el elemento de la sustancia. Los Maestros de la Tierra son personas diversas, fuertes, persistentes y duraderos.

Emblema del Control de la Tierra

El control de la Tierra es la habilidad de controlar la tierra con la mente. La clave de este control está en escuchar y esperar el momento perfecto. Cuando llegue, actuar con decisión. Es decir, los Maestros de la Tierra aguantan los ataques de sus enemigos hasta el momento oportuno para contraatacar que es cuando golpean con una fuerza incontrolable.

Los Maestros de la Tierra cuentan con dos grandes debilidades. La primera de ellas es que necesitan emplear brazos y piernas en sus movimientos. Al igual que los Maestros del Agua, quedarían vulnerables de ser inmovilizados. La segunda debilidades es que se quedan bloqueados de no sentir tierra a su alrededor, esto hace que un Maestro de la Tierra no pueda emplear su control en lugares donde no puedan acceder a su elemento, como podría ser en el aire o el agua.

1.4. El control del Fuego

El Fuego es el elemento del poder, es decir, «la fuerza irresistible atemperada por la voluntad inquebrantable para realizar tareas y deseos». Sin embargo, en la época en la que se ubica Avatar: la leyenda de Aang, estos principios se han retorcido y se han alimentado con la ira, el odio y la rabia.

Emblema del Control del Fuego

El control del Fuego es la capacidad de crear y controlar el fuego. Este control destaca por su intensidad en el ataque y la falta de movimientos defensivos. De hecho, la Nación del Fuego se muestra como un régimen militar autoritario y a través de uno de sus Maestros veremos como es la vida en este Reino.

Este control cuenta con muchas debilidades que en cierto modo equilibran su poder y agresividad. Les debilitará el frío extremo, siendo incapaces de controlar su elemento. Otra debilidad ya comentada que cuentan con muy pocos movimientos defensivos. Además, este control destaca por necesitar un gran autocontrol, puesto que el fuego es un elemento que tienden a descontrolarse. Es más, el fuego interior del Maestro es algo que da vida a su poder, por lo que muchas veces este poder se ve alimentando por sus sentimientos. En otras palabras, un Maestro del Fuego tiene que ser capaz de alimentar su fuego interior en la justa medida para no descontrolarse.

2. El Avatar

Uno de los principios claves de este sistema de magia es el equilibrio. Si te fijas, los elementos se relacionan entre sí de forma muy clara: cada uno de ellos tiene un contrario evidente y otro complementario. La figura que encarna el equilibrio entre todos los elementos será el Avatar.

Puesto que no quiero desvelarte demasiado de la trama de Avatar: la leyenda de Aang, voy a hablarte de esta figura por lo que respecta a la relación que tendrá con el sistema de magia. De esta forma, si no has visto la serie, podrás disfrutarla sin problemas.

Imagen de la serie de Avatar: la leyenda de Aang, donde este está meditando

El Avatar es una entidad que se reencarna y lo hace de forma cíclica respetando el ciclo de los elementos (fuego, aire, agua y tierra). Cuando un Avatar muere, nace el siguiente. En el caso de Aang, al morir el anterior Avatar, que pertenecía al Reino del Fuego, se esperaba que naciera en los templos del Aire y por eso el Reino del Fuego les atacó.

Por lo que respecta al control, el Avatar nace controlando el elemento de la tierra del que es originario. Para completar el ciclo, tendrá que aprender de otros Maestros todos los artes de Control, siguiendo con el orden del ciclo mencionado. Pero no es tan fácil como parece, puesto que cada Avatar siente afinidad por ciertos elementos y siempre hay uno con el que se siente incómodo, puesto que su personalidad le hace rechazar la forma de ser o actuar de ese control.

Además de controlar los cuatro elemento, el Avatar también debe aprender el control del Estado Avatar y relacionarse con el mundo espiritual. Pero prefiero no hablarte demasiado de esto, para que te sorprendas cuando te lo encuentres en la serie.

De esta forma, el Avatar es la única persona capaz de dominar los cuatro elementos. Su función es la de garantizar el equilibrio entre las cuatro sociedades y proteger el mundo. Algo que se puede hacer muy difícil a Aang, pues se despierta en un mundo sumido en la guerra.


Eso es todo por hoy. Me apetecía mucho traerte algo ligeramente diferente a lo habitual, puesto que podemos analizar la magia y la fantasía no solo de novelas, sino también de lo que encontramos en la pequeña y gran pantalla.

Cuéntame, ¿has visto la serie?


Suscríbete a mi newsletter

2 comentarios sobre “El sistema de magia de «Avatar: la leyenda de Aang»”

  1. Hola, estoy viéndola con mi hijo de 8 años y hemos disfrutado mucho con tu podcast. Sólo eso, me ha pedido que te lo diga por aquí 🙂

    Gracias y un saludo desde Elche.

    1. Perdonad por tardar en responder. Me alegro mucho que ambos estéis disfrutando de la saga y, especialmente, mi análisis del sistema de magia.

      Una abrazo a ambos y gracias por pararte a comentar 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *