iVooxSpotifyGoogle PodcastsiTunesRSS
Plataformas donde puedes escucharlo

Hacía tiempo que pensaba en iniciar una sección nueva en el podcast. Hablamos mucho de mitología e historia en términos generales, pero me apetece mucho hacer algunos capítulos centrados en presentarte a grandes mujeres de nuestra historia, para reivindicar el poder que tuvieron para el transcurso de esta y del desarrollo de nuestra cultura. Tenía claro el tema, solo me faltaba decidirme por cuál de ellas empezar. Aunque enseguida lo tuve claro: empezaríamos hablando sobre la primera matemática y científica conocida. Hoy te cuento quién fue Hipatia de Alejandría.

1. ¿Quién fue Hipatia de Alejandría?

Hipatia de Alejandría ha sido considerada una de las primeras mujeres matemáticas y científicas de nuestra historia. No se conoce con exactitud su fecha de nacimiento, oscila entre el 355 y el 370. Murió asesinada a los 45 o 60 años, dependiendo de la fecha correcta de nacimiento, en el 415 o 416.

Fue una importante filósofa y maestra neoplatónica, pero también destacó en astronomía, lógica y ciencias exactas. Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía; mejoró el diseño de los primitivos astrolabios (instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste) e inventó un densímetro (instrumento de medición que sirve para determinar la densidad relativa de los líquidos). Además, también se la considera la maestra y mayor influyente de algunos de los más importantes aristócratas cristianos y paganos de la época, muchos de los cuales ocuparon grandes cargos.

Históricamente ha sido considerada no solo la primera mujer matemática, sino también una figura referente en el campo de las ciencias. Es más, su figura ha sido recordada a lo largo de la historia casi como un mito. En la Ilustración se la pensaba como una mártir de la ciencia, víctima del fanatismo religioso y símbolo del fin del pensamiento clásico frente al cristianismo. Por otro lado, a través del movimiento feminista, se la ha reivindicado a Hipatia como un referente y paradigma de mujer liberada, incluso sexualmente. Aunque sobre esto hay diversas teorías.

En definitiva, Hipatia de Alejandría fue una gran mujer que aportó muchísimo a su sociedad. Pero no lo digo yo, lo dicen grandes personajes de nuestra historia:

Había una mujer en Alejandría que se llamaba Hipatia, hija del filósofo Teón, que logró tales conocimientos en literatura y ciencia, que sobrepasó en mucho a todos los filósofos de su propio tiempo. Habiendo sucedido a la escuela de Platón y Plotino, explicaba los principios de la filosofía a sus oyentes, muchos de los cuales venían de lejos para recibir su instrucción.

Sócrates de Constantinopla

2. La vida de Hipatia

2.1. La juventud de Hipatia

Detalle de un personaje del fresco La escuela de Atenas de Rafael Sanzio identificado con Hipatia

Como hemos introducido, la fecha de nacimiento de Hipatia no es clara. Algunas fuentes nos apuntan a 370 y otras a 355. Sin embargo, como uno de sus discípulos nació en torno a 375 y dado que lo más habitual en la época era que el maestro fuera mayor que su alumno, esta última fecha se cree la más correcta.

Sea como fuere, nació en Alejandría, la capital de la diócesis romana de Egipto. No sé conoce quién fue su madre, pero sí su padre: Teón de Alejandría, un importante astrónomo y matemático. Es debido a este que Hipatia se educó en un ambiente académico y culto, y de su padre no solo aprendió lo que sabía de matemáticas y astronomía, sino que este le transmitió su pasión por la búsqueda de lo desconocido. Todo ello, además, fue complementado con las enseñanzas de su maestro en la filosofía neoplatónica y una virtud muy valorada en el Imperio Romano: la oratoria.

Para que conozcas mejor esta relación entre padre e hija, a Teón se la atribuyen estas palabras, dirigidas a Hipatia:

Todas las religiones dogmáticas formales son falaces y nunca deben ser aceptadas en sí mismas por las personas como el final. Reserva tu derecho a pensar, porque incluso pensar equivocadamente es mejor que no pensar en absoluto

Teón de Alejandría

Seguramente motivada por las enseñanzas y el apoyo de su padre, aprendió también sobre historia de las diferentes religiones que se conocían en su tiempo, sobre filosofía y sobre los principios de la enseñanza.

Por lo que se refiere a su relaciones románticas, en varias fuentes se especifica que permaneció virgen, en muchas de ellas incluso sin llegar a casarse. Aunque en este asunto encontramos muchas contradicciones en los escritos que nos han llegado hoy en día. Sin embargo, se la consideró una mujer totalmente ajena a las pasiones. Se cuenta una anécdota sobre un alumno que se enamoró de ella. La respuesta de Hipatia fue arrojar un paño manchado de su sangre menstrual y decirle: «De esto estás enamorado, y no tiene nada de hermoso». Otras versiones menos poéticas, muestran a Hipatia aconsejando a su alumno centrar esa pasión en algo más provechoso como la música.

2.2. Hipatia, líder de los neoplatónicos

En torno al año 400, Hipatia se había convertido en la líder de los neoplatónicos alejandrinos y se centraba en la enseñanza de las obras de Platón y Aristóteles. Formó a un grupo de discípulos, algunos paganos y otros cristianos, que acabaron ocupando la mayoría de ellos puestos de poder.

A pesar de la mezcla de cultos de sus alumnos, Hipatia nunca trató de los cristianos de manera distinta al resto, ni tampoco se manifestaron tensiones palpables entre ambos grupos. Las peleas que sí ocurrían en toda la ciudad, en la escuela de Hipatia quedaban olvidadas, según nos cuentan las cartas que hemos recuperado de algunos discípulos.

De hecho, fue muy apreciaba por sus discípulos. Jóvenes de todas partes del Imperio venían a Alejandría a recibir sus lecciones. Muchos de ellos pretendían que le contenido de sus clases fuera secreto, una de las causas por las que no nos ha llegado esta información a día de hoy. Lo que sí conservamos son diferentes epístolas en las que se manifiesta la devoción que Hipatia despertó en sus discípulos, llegando a ser considerada la sucesora de Platón. En algunos casos, incluso se le llegó a mitificar, entendiéndola como una enviada de los dioses para descubrirles los misterios de la filosofía. Esta santificación se reforzó con su virginidad.

Acabó convirtiéndose en la consejera de la mayoría de ellos, influyendo, así, en la política del Imperio.

3. La muerte de Hipatia

3.1. Luchas entre cristianos y paganos

Durante los s. IV y V, los conflictos doctrinales y las luchas de poder entre Alejandría y Constantinopla fueron constantes. Teodosio I el Grande (emperador romano) había convertido el cristianismo en religión de Estado el año 380, imponiendo una ortodoxia cristiana concreta. Esto se intensificó cuando diez años después prohibía todas aquellas actividades no cristianas, incluyendo las prácticas privadas. Esto afectó no solo a paganos, sino también a las diferentes interpretaciones del cristianismo, que se habían convertido oficialmente en herejías a perseguir.

Icono que representa al Patriarca Cirilo

Durante las siguientes décadas, se sucedieron grandes controversias y disputas entre diferentes facciones de cristianos, llegando incluso a la violencia. Pero las lecciones de filosofía no se vieron afectadas durante el obispado de Teófilo, Patriarca de Alejandría durante la vida de Hipatia, pues esta no se metía en los asuntos de paganos y cristianos. Teófilo actuaba con violencia contra los paganos, llegando incluso a ordenar le demolición de los templos paganos de la ciudad, lo que provocó grandes disturbios entre cristianos y paganos. Fue este el momento en el que se supone que fue saqueada la biblioteca de Serapeo, sucesora de la gran Biblioteca de Alejandría.

A la muerte de Teófilo, Cirilo, su sobrino, se convirtió en el nuevo Patriarca de Alejandría. Con él, se muestra una continuidad con la política de su tío, compartiendo con este la presión contra los paganos, herejes y judíos. Empezó persiguiendo a los novacianos (una rama del cristianismo), a pesar del edicto de tolerancia que había promulgado el emperador. Este fue el inicio de una serie de enfrentamientos y hostilidad entre el Patriarca de Alejandría y el prefecto imperial Orestes (amigo y discípulo de Hipatia) que veía en el patriarca y obispo un detractor del poder y de la autoridad imperial.

Tanto era su enemistad que Orestes informó al Emperador de las acciones del Patriarca y debió solicitar su destierro, aunque Cirilo buscó entonces la reconciliación con Orestes. Le envió una comisión de representantes que le pidieron someterse al Antiguo Testamento, ante lo que se negó. Insistió enviando entonces 500 monjes para proteger a su Patriarca y provocaron una sedición. Estos al ver al prefecto que circulaba en un carro, se abalanzaron sobre él llamándole adorador de ídolos y pagano. Uno de los monjes hirió de una pedrada a Orestes en la cabeza, por lo que fue detenido, torturado y ejecutado. Cirilo enterró su cadáver en una iglesia colmándolo de honores, con lo que la ruptura entre el Patriarca y el representante imperial fue total.

3.2. El asesinato de Hipatia

Tras esto, empezó a correr entre los cristianos que la causante de la discordia entre Cirilo y Orestes era Hipatia, amiga y maestra de Orestes y contraria a los abusos del poder religioso. El historiador Sócrates Escolástico cuenta que en plena Cuaresma un grupo de fanáticos se abalanzó sobre la filósofa, la golpearon y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar al Cesáreo, templo dedicado a Augusto y convertido en catedral de Alejandría. Allí, tras desnudarla, la golpearon con piedras hasta descuartizarla y sus restos fueron paseados en triunfo por la ciudad hasta llegar al Cinareo, un crematorio donde la incineraron.

Existen muchas versiones sobre el asesinado de Hipatia, pero, lo que está claro es lo que apunta el historiador e investigador Edgar Serna:

Fue asesinada por cristianos que se sentían amenazados por la erudición, el aprendizaje, y la profundidad de sus conocimientos científicos. Este evento parece ser un punto de discordia

«Hypatia de Alejandría» de Edgar Serna

Sin embargo, otras opiniones apuntan hacia que no se trataba tanto de un asesinato por motivos religiosos, sino políticos: Cirilo quería ganar la pugna contra Orestes para poder influir en el poder local. Sea como fuera, la mayoría de historiadores han confluido en cinco móviles que llevaran a Cirilo a ordenador o inducir la muerte de la filósofa:

Escultura de Odoardo Tabacchi que representa a Hipatia momentos antes de su muerte
  1. Su propia intolerancia hacia el paganismo y el neoplatonismo.
  2. La amistad e influencia de la filósofa sobre Orestes y las clases altas de Alejandría.
  3. Los deseos de vengar la muerte del monje que había herido a Orestes.
  4. La hostilidad de Hipatia por Teófilo y sus sobrino por la destrucción del Serapeo y el saqueo de su biblioteca.
  5. El deseo de lanzar una seria advertencia a Orestes, mediante la muerte de alguien cercano como Hipatia.

Aunque no sabemos con seguridad si Cirilo orquestó o no el asesinato de Hipatia, si se le debe considerar responsable en gran medida, por ser el instigador de la campaña de acoso contra la filósofa, como medio para derrumbar al prefecto imperial. Tanto es así que la figura del obispo Cirilo quedó marcada por este hecho. Orestes, tal y como parecía que el prefecto pretendía, abandonó Alejandría tras la muerte de su maestra.

3.3. ¿Consecuencias por el asesinato de Hipatia?

La muerte de Hipatia levantó un gran revuelo. Tras el asesinato, Orestes informó al emperador y este quiso castigar a Cirilo, tanto por justicia como per ser él mismo un gran protector de las enseñanzas filosóficas. Su propia esposa, Eudocia, era una filósofa de origen atenienese. Pero la reacción imperial terminó por concretarse en la retirada de los 500 monjes, que le servían como guardia.

Sin embargo, la medida fue rescindida al cabo de dos años, permitiéndole aumentar su número a 600. Que Cirilo saliera airoso de esto seguramente se debía a la influencia de la hermana del Emperador, la augusta Pulqueria, cristiana devota de gran ascendente sobre su hermano, en cuyo nombre gobernaba mientras este se dedicaba a tareas intelectuales.

4. La importancia de Hipatia para la posterioridad

Hipatia de Alejandría fue una de las filosofas de mayor influencia en su tiempo. Pero, a pesar de ello, no conservamos ninguno de sus textos originales. Todo lo que se conoce de sus enseñanzas nos llega a través de los textos de sus discípulos. Sin embargo, se puede observar su influencia a muchos niveles no solo en el devenir histórico, como hemos visto, sino también el desarrollo de la filosofía y la ciencia posterior.

Como se ha dicho en la introducción, Hipatia mejoró el astrolabio y otros instrumentos útiles para la astronomía, ya que sentía mucho interés por llevar este campo de la investigación a la práctica. Con ello, además, confeccionó un planisferio y se interesó por la mecánica. Se sabe que inventó un destilador, un artefacto para medir el nivel del agua y un densímetro o hidrómetro para medir la densidad de los líquidos.

Con el paso de los años y los siglos, se ha ido recuperando lo que Hipatia de Alejandría fue y nos aportó. Encontramos varias referencias a su figura, sea como personaje histórico o mito; pero creo que es importante poder volver a ella para reconocerla como precursora y hacerla formar parte de la historia.

5. Lecturas sobre la vida y obra de Hipatia de Alejandría

Si te interesaría conocer más sobre la vida y la obra de Hipatia de Alejandría, te dejó a continuación algunas obras que puedan interesante para adentrarte a conocer más en detalle la vida de esta filósofa.


Y eso es todo por hoy. Espero que te haya gustado este episodio. Es salgo diferente a lo habitual, tal vez con un toque más académico. Creía importante explicarte quién fue Hipatia de Alejandría para empezar esta sección. Si te interesa que traiga a otra gran mujer de nuestra historia, solo tienes que comentármelo.

Cuéntame, ¿sabías quién fue Hipatia de Alejandría?



Suscríbete a mi newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *