banner en el que se lee "Resumen de la filosofía de Platón"
iVooxSpotifyGoogle PodcastsiTunesRSS
Plataformas donde puedes escucharlo

Este viernes 17 de noviembre es el día internacional de la filosofía. Hace ya un tiempo, en capítulo anteriores, tanteé la posibilidad de traerte a algún filósofo y, vista la buena acogida de la idea, he tenido que aprovechar este día tan especial. Por ello, te traigo un resumen de la filosofía de Platón, uno de los filósofos griegos que mayor relevancia ha tenido en la posterioridad.

1. ¿Quién fue Platón?

Platón, en realidad, no se llamaba así. Su nombre era Aristocles. Su profesor de gimnasia le apodó Platón debido a sus anchas espaldas. Nació hacia finales del año 427 a.C. en Atenas, en el seno de una familia aristocrática ateniense.

Representación de Platón en La escuela de Atenas de Rafael Sanzio

Platón es uno de los tres filósofos más importantes del mundo griego. Fue seguidor de Sócrates y maestro de Aristóteles. Los tres influyeron en gran medida en las filosofías posteriores, pues fueron cristianizados en siglos posteriores. De hecho, a día de hoy, seguimos creyendo en algunas de sus ideas principales.

Además de ser relevante por las ideas que desarrollaré a continuación, una de las aportaciones más emblemáticas de Platón fue la fundación de la Academia de Atenas, un punto de encuentro entre los pensadores más importantes e influyentes de todo el territorio. En su interior no solo se enseñaba filosofía, sino también dialéctica, política, ética, psicología, metafísica, cosmología y un largo etcétera. Platón fue, de hecho, un consagrado maestro de la misma.

Un punto interesante de Platón es que desarrolla todas sus ideas filosóficas a través de mitos y alegorías, lo que nos permite adentrarnos a él a través de historias que no hacen plantearnos nuestra realidad. Es más, se dice que fue uno de los fundadores de la filosofía política, pues planteó varias teorías sobre cómo poder plantear una ciudad verdaderamente justa.

Se dedicó por entero a divulgar el saber, a enseñar e intentar aplicar a la vida real sus teorías políticas. Murió a los 80 años, edad en la que seguía impartiendo clase en su amada Academia.

2. Resumen de la filosofía de Platón

A continuación, para llevar a cabo este resumen de la filosofía de Platón, voy a sintetizar las ideas más importantes de Platón. Ojo, si has caído aquí porque estás preparándote un examen de acceso a la universidad o quieres profundizar en filosofía, este es un capítulo muy introductorio. Mi intención con ello es acercar estas ideas a personas que no tienen ni idea de quién fue y, lo más interesante, qué ideas aún perdonas en nuestro imaginario colectivo.

2.1. Dualismo oncológico

Lo más importante para entender a Platón es que creía en que existían dos mundos: el mundo sensible, el mundo que vemos pero no comprendemos; y el mundo de las ideas, también llamado inteligible, aquel que podemos captar a través de la inteligencia.

El mundo sensible es ese en el que vivimos, compuesto por los seres vivos, pero también objetos naturales y fabricados. Incluso se incluyen en ellos todas las sombras y reflejos de la cosas, como podría ser la ciudad, el estado o el gobierno.

El mundo inteligible, por otro lado, está habitado por las Ideas. Platón las clasifica según su importancia: la idea de Bien, de Justicia y de Belleza, tras ellas irían el resto de Ideas, seguidas por todos los objetos matemáticos.

¿Cómo se relacionan un mundo y otro? El mundo sensible es una copia, un reflejo, una sombra del mundo inteligible. La consecuencia más importante de esto es que el mundo inteligible es perfecto, es decir, es incorruptible; mientras que la característica principal del mundo sensible es precisamente la contraria. La idea de silla será siempre perfecta, mientras que una silla en el mundo sensible acabará corrompiéndose con el paso del tiempo.

De esta forma, el propósito de todo filósofo debería ser, según Platón, conocer las Ideas que habitan en el mundo inteligible para mejorar los objetos del mundo sensible. Esto que puede parecer una chorrada con el ejemplo de la silla, cobra relevancia cuando lo enfocamos en conceptos de polis o gobierno. Por eso, Platón apuesta por enfocar la inteligencia no a analizar objetos sensibles (cambiables, imperfectos, corrompibles), sino a analizar las Ideas del mundo inteligible. Así, en lugar de tener opiniones del mundo (cambiables, imperfectas, corrompibles), alcanzaremos una opinión verdadera, ciencia.

2.2. El alma humana

No podíamos continuar con nuestro resumen de la filosofía de Platón sin plantear una pregunta incómoda: ¿Qué sucede entonces con el ser humano? Al igual que la silla o la polis, ¿somos la sombra de algo perfecto?

Lo que diferencia a la humanidad del resto es que posee alma, esto lo convierte en algo divino. En otras palabras, en un puente entre ambos mundos. Esta alma está dividida en tres partes: la racional, la irascible y la apetitiva. La primera parte miraré hacia el mundo inteligible y nos ayudará a entenderlo; mientras que la última tenderá a enfocarse en el mundo sensible. Según nuestro autor, un alma armoniosa es aquella cuya parte racional domina al resto.

De esta forma, el objetivo de todo filósofo tendrá que ser dominar la parte racional para enfocarla al mundo de las Ideas y purificarse; para que, cuando esté dominada por ella, poder alcanzar el mundo intangible. Te dejo un fragmento del propio Platón que lo explica muy bien:

“Y ocurre así que, siendo el alma inmortal, y habiendo nacido muchas veces y habiendo visto tanto lo de aquí como lo del Hades y todas las cosas, no hay nada que no tenga aprendido; con lo que no de extrañar que también sobre la virtud y sobre las demás cosas sea capaz ella de recordar lo que desde luego ya antes sabía. Pues siendo, en efecto, la naturaleza entera homogénea, y habiéndolo aprendido todo el alma, nada impide que quien recuerda una sola cosa (y a esto llaman aprendizaje los hombres), descubra él mismo todas las demás, si es valiente y no se cansa de investigar. Porque el investigar y el aprender no son otra cosa que recordar.”

Fragmento perteneciente al diálogo de Platón titulado Menon, traducido por Antonio Ruiz de Elvira.

En otras palabras, el alma recuerda. Es lo que los griegos llamaban anamnesis, que podría traducirse como reminiscencia. Platón creía que las almas se reencarnaban hasta que conseguían purificarse del todo y, así, poder permanecer ya por siempre en el mundo de las Ideas, pues ya se había alcanzado la plenitud y la perfección. Por eso, cuando un alma es imperfecta, vuelve al mundo sensible; solo que cada vez sabe más que la reencarnación anterior. De esta forma, aprender se parece más a recordar.

2.2. El mito de la caverna

Uno de los mitos platónicos que mejor ilustran esta concepción del mundo y del papel del filósofo es, precisamente, el mito de la caverna.

En esta alegoría, el filósofo nos describe un espacio cavernoso en el que se encuentran un grupo de hombres prisioneros desde su nacimiento, sujetos con cadenas de tal forma que solo pueden mirar la pared al fondo de la caverna sin poder girar nunca la cabeza. Justo detrás de ellos se encuentra un muro y, seguidamente, una hoguera y la entrada de la cueva que da al exterior. Por el pasillo, frente a la hoguera, circulan hombres portando diferentes objetos que se proyectan en la pared de la cueva.

Alegoría de la caverna, de Platón, grabado de Jan Saenredam (1604)

Estos hombres encadenados creen que lo las sombras que están viendo son reales, ya que no pueden girarse para contemplar qué pasa a sus espaldas. Dan por válido el mundo de sombras que observan. Sin embargo, nos cuenta Platón que se liberarse uno y poder contemplar la hoguera tras de ellos, se abrirá ante él una nueva realidad. Comprenderá que lo que ha visto reflejado es solo una sombra de la realidad y podrá entender en su totalidad las características del objeto proyectado.

Revelada la mentira, el hombre liberado iniciará el ascenso, empinado y dificultoso, hacia la salida. Allí contemplará el mundo real, no esas figuras y representaciones proyectadas frente a la hoguera. Así, alcanzará la verdad absoluta hasta llegar a ver y contemplar el Sol, metáfora que encarna la idea más alta: la del Bien.

La alegoría no acaba aquí, sino cuando el hombre vuelve a bajar y pretender liberar a sus compañeros para mostrarles la realidad. Sin embargo, ellos se burlan de él y le achacan que ha perdido la visión, pues la luz del exterior no le permite ver la oscuridad interior. Platón termina afirmando que sus compañeros, lejos de querer ser liberados, acabarán matando a su compañero, lo que es una clara alusión a lo sucedido con su maestro, Sócrates.

3. La filosofía de Platón en nuestro día a día

Platón sigue en nuestras cabecitas, aunque se ha adaptado a los nuevos tiempos. De hecho, con la expansión y dominio del cristianismo, se le releyó entiendo en sus palabras que esa idea de Bien era, como no, Dios: esa fuente de luz iluminadora que ilumina todas las almas. Es fácil trazar puntos de unión entre su filosofía y muchas creencias católico-cristianas.

Si nos ponemos un poco más paganos, seguimos utilizando la palabra «platónico» para hacer referencia a intentar alcanzar algo que está, precisamente, fuera de nuestro alcance. Seguimos haciendo referencia a esta idea de la llamada del mundo de las Ideas. Platón contaba que la Belleza y el Amor era dos de las ideas que nos animaba a mirar hacia arriba y es por ello que ahora lo empleamos para hacer referencia a un tipo de amor idealizado y no carnal.

Además, se emplea su figura y su filosofía en la base de varias novelas. Hace tiempo que tengo pendiente leer «Una ciudad justa» de Jo Walton.

De hecho, Platón tiene un mito o una alegoría muy interesante sobre las almas predestinadas. Pero ese mito lo voy a dejar para las chicas de Twitch. Ya sabes, si no quieres perderte nada, ¡sígueme en Twitch!


Y eso es todo por hoy. Me hacía mucha ilusión traeros por fin algunas de las teorías, mitos y alegorías de Platón, pues la filosofía siempre me ha gustado mucho. Insisto en que recuerdes que esto es solo un resumen de la filosofía de Platón. Te invito a adentrarte en sus textos si quieres saber más de él.

Cuéntame, ¿conocías la filosofía de Platón?


Suscríbete a mi newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *