Plataformas donde puedes escucharlo

Hemos hablado mucho sobre sistemas de magia. Empezamos con las reglas de magia de Brandon Sanderson, normas que debes conocer si quieres crear un buen sistema de magia. Después de esto, analizamos varios universos para ver cómo sus creadores habían jugando con la magia: en la saga de Nacidos de la bruma, de Sanderson; en la saga Guerras de Laura G. W. Messer; en la serie Avatar: la leyenda de Aang; y en la saga de La Tierra Fragmentada, de N. K. Jemisin. Hoy quiero hablarte de la madre de la fantasía. Sí, vamos a hablar del nominalismo de Ursula K. Le Guin.

1. El nombre verdadero de las cosas

Terramar es una tierra antigua en la que habitan los dragones y los hechiceros pueden mover las nubes y los vientos y domar a las bestias solo nombrándolas. Todo se construye a partir de la existencia de una lengua antigua: la lengua de los dragones y del creador del mundo.

El nominalismo se trata, pues, de un tipo de magia con una gran limitación: sólo puedes dominar algo, lo que sea, si conoces su nombre verdadero, su nombre en el Habla Antigua. Una vez sepas su nombre y entiendas su existencia y su lugar en el mundo, puedes manipularlo.

Pero, la gran pregunta, ¿cómo consigues averiguar el nombre verdadero de algo? Ursula K. Le Guin decide dotar a sus magos de tres posibilidades:

  1. que ese algo te confíe su verdadero nombre,
  2. leerlo en alguno de los pergaminos de la Torre Solitaria
  3. o comprender ese ser e incorporarlo a tu esencia.

Un mago, por lo tanto, es una persona sabia, no sólo porque ha leído muchos pergaminos, sino porque entiende, en esencia, todo lo que le rodea. Entiende qué es cada cosa y cuál es el lugar que le pertenece.

Todos los poderes tienen un solo origen, y un solo fin […]. Mi nombre y el tuyo, y el nombre verdadero del sol, o el de un manantial de agua, o el de un niño aun no nacido, todos son sílabas de la gran palabra que la luz de las estrellas pronuncia lentamente. No hay otro poder. Ni otro nombre.

Además, una característica del Habla Antigua es que, con ella, solo puedes decir la verdad. Se trata de una lengua sagrada, la lengua del mundo, con ella no puedes engañar. Los únicos que la dominan lo suficiente para tragiversarla son los dragones, mil veces más sabios que los humanos.

Efectos y costes de la magia: el Equilibrio

Ya hemos hablado sobre la gran limitación del nominalismo: solo puedes hechizar sobre algo de lo que conoces el nombre verdadero. Sin embargo, Ursula decide limitar a los magos concediéndoles la gran idea del Equilibrio.

Si no fuera así, la maldad de los poderosos o la locura de los sabios habría intentando tiempo atrás cambiar lo que no puede cambiarse y el Equilibrio se habría roto. Y el mar, perdido el equilibrio, invadiría estas islas en las que habitamos peligrosamente, y el antiguo silencio se llevaría consigo todas las voces y todos los nombres.

El Equilibrio, pues, se entiende como una fuerza que mantiene el mundo unido; pero, sin embargo, se trata de una fuerza muy débil. Los hechiceros pueden destrozarlo con mucha facilidad si abusan del poder o si intentan cambiar la naturaleza de las cosas. Ursula, de hecho, insiste mucho en la idea de que cada cosa tiene su propia esencia, su propia naturaleza, y, el hecho de intentar cambiar algo, siquiera la piedra más pequeña, altera el Equilibrio

Piénsalo: en nuestro Arte, cada palabra que pronunciamos, cada acto que ejecutamos es para bien o para mal. ¡Antes de obrar hay que conocer el precio!

2. Escuela de magia de la isla de Roke

En el mundo de Terramar hay muchas formas para lograr aprender a usar la magia nominalista. Las mujeres están limitadas a sólo poder aprender de sus maestras, quedando excluidas de cualquier círculo. Es más, su conocimiento acerca de la magia es muy limitado y sencillo. No tienen ni punto de comparación con los hombres, que pueden acceder a la magia desde muchas vías y no se ven limitados como ellas Una mujer, una bruja, de hecho, suele verse con malos ojos. Las pocas que he encontrado eran o muy ignorante o muy malas. La propia autora se da cuenta de este error en su worldbuilding y cambiará está visión de su literatura, así que no te quedes solo con esta idea si empiezas por el inicio su obra.

En este mundo, la magia se aprende; pero también existen los hombres que han nacido con facilidad par la magia, personas que, de forma natural, son más propensas a entender mejor el mundo que les rodea y dominar el Habla Antigua. Aún así, cualquiera puede aprender a través de hechicero o yendo a estudiar a la Isla de Roke.

Ursula K. Le Guin nos introduce, así, en una de las primeras figuras de una escuela de magia, que tanto juego ha dado en la literatura posterior. A esta escuela puede acceder cualquier varón con ganas de aprender magia. Su aprendizaje pasará por nueve grandes maestros de la magia que les instruirán en nueve tipos de usos del Habla Antigua distintos.

Los que nos van a dar menos juego para entender el nominalismo son el Maestro Cantor, que les enseña las gestas y los cánticos del Antigua Habla; el Maestro de hierbas, que enseña la función de la mayoría de hierbas; y los Maestros de Vientos, Nubes y Mares, quienes enseñan a manipular estos tres elementos y, generalmente, tienen como propósito ayudar en travesías en barco.

El Maestro de Nombres, que habita en la Torre Solitaria, es el guardián de una biblioteca que cualquiera envidiaría: una torre enorme cuyas paredes están forradas con huecos en los que guardar los grandes pergaminos con los nombres verdaderos conocidos hasta el día de hoy. Por muy grande que sea la biblioteca, se deja muy claro desde el principio que no se conocen aún todos los nombres de todas las cosas.

Ningún hombre puede aprenderlas todas. Porque esa lengua es infinita.

Maestro de Invocación y Maestro de Transformación

Son los dos maestros de los que más me interesa hablarte puesto que enseñan dos tipos de magia que serán la clave del nominalismo: la invocación y la transformación. La principal diferencia entre ambas es que la primera invoca fuerzas de la naturaleza mientras que la segunda cambia las cosas, generalmente, a partir de ilusiones.

Al crear una ilusión, se hace creer y sentir que el objeto ha cambiado. Puedes transformar una piedra en pan y comértelo, sentirás el sabor en la lengua y te sentirás el estómago lleno; pero no es más que una mera ilusión, un engaño a tus sentidos, a tu forma de concebir el mundo. Por otro lado, un mago puede, en lugar de engañar a los sentidos, cambiar la naturaleza de un objeto para convertirlo en otro. Sin embargo, se trata de un arte peligroso.

Le explicó por qué, si se quiere cambiar realmente una cosa en otra, es menester nombrarla y volverla a nombrar mientras dura el hechizo, y cómo ese hecho afecta los nombres y la naturaleza de las cosas próximas a la que ha sido transformada. Le habló de los peligros de la transformación, sobre todo cuando es el hechicero mismo el que se transmuta, corriendo el riesgo de quedar apresado en su propio encantamiento.

Por lo tanto, con la transformación y la invocación, vemos dos tipos de magia: una que engaña a tus sentidos y otra que cambia la naturaleza de las cosas. Esta segunda tendrá unas grandes consecuencias en el caso de que se abuse de ella, puesto que al cambiar el nombre de algo, a la larga, cambias también su esencia y su ser, su consciencia, se transmuta.

Por último, tenemos al Maestro Invocador, con un tipo de magia muy distinta. Te dejo que te lo explique Ursula:

No trabajaba con ilusiones. Sino con magia verdadera, invocando energías como la luz y el calor, […]: poderes reales, extraídos de las inmensas e insondables energías del universo, que ni la magia ni la codicia de los hombres podrán agotar o desequilibrar alguna vez.

Así, un mago, al invocar una fuerza superior a él, hace que esta aparezca, la llama hacia él. No cambia ninguna naturaleza, no crea ninguna ilusión; simplemente emplea las distintas fuerzas de la naturaleza llamándolas por su nombre verdadero. Sin embargo, a pesar de tratarse de una fuerza inagotable, se advierte también a sólo recurrir a estas en casos de necesidad extrema puesto que invocarlas altera la naturaleza del mundo.

De este modo, en forma de conclusión, vemos como Ursula crea con el nominalismo un juego con el Habla Antigua otorgándole ciertos poderes: se puede emplear para manipular las fuerzas de la naturaleza pero también, y más interesante aún, manipular la visión que se tiene del mundo, creando ilusiones, y manipular la naturaleza de las cosas cambiándoles su esencia, su ser. Todo ello haciendo grandes malabares para que el Equilibrio del mundo no se rompa en mil pedazos.


Y eso es todo por hoy. Ursula y su nominalismo han sido un gran referente en la literatura fantástica. Si conoces a Eragon o a Kvothe, sabes que le deben mucho a Ursula, puesto que ambos tienen que aprender el nombre verdadero de las cosas.

Cuéntame, ¿conocías el nominalismo de Ursula K. Le Guin?

Todas las citas las he extraído de la edición de Minotauro. Sin embargo, si puedes leer en catalán te recomiendo muchísimo la de Raig Verd, ya que la acompaña un texto de Ursula K. Le Guin en el que explica de dónde surgió la idea de este universo y personajes.


Suscríbete a mi newsletter

11 comentarios sobre “El sistema de magia nominalista de la saga de «Terramar», de Ursula K. Le Guin”

  1. Ursula K. Le Guin es, casi con toda seguridad, mi gran autora pendiente. No sabía nada de su sistema de magia y me ha llamado mucho la atención porque me ha recordado al de Patrick Rothfuss.
    Un besote y gracias por tu reseña.
    PD: Qué visión más chunga de las mujeres la de Ursula K. Le Guin, ¿no?

  2. Lo conocía pero es un sistema de magia que nunca me ha llamado en absoluto la atención, lo noto artificioso y buena culpa de ello, seguro, viene de la manía que le cogí a El nombre del viento, aunque bien llevado puede dar su juego. Pero, ¿De donde surge ese poder? ¿De los dioses? ¿Eso supone asumir que hay una religión verdadera? (el solo concepto me da urticaria) ¿Son palabras que puede pronunciar una boca humana y no palabrejas impronunciables como las de los mitos de Cthulhu? Ya puede estar bien narrado o seguro que no lo disfruto.

  3. Sip, las mujeres están muy mal tratadas. Es una pena, la verdad. Ahora estoy con Terrarmar, pero espero que mejore el trato hacia ellas en las otras novelas que tiene.

    Un saludo!

  4. En Terramar en concreto existe la idea de que todo está conectado por el lenguaje. El Habla Antigua mantiene el mundo en Equilibrio.

    Esto no es más que una forma de llamar a la fuerza de la naturaleza. Los magos son aquellos capaces de entender el mundo en esencia. Encontrar un nombre verdadero no es más que entender, en esencia, que es ese ser o cosa, y conocer su papel dentro del Universo.

    No entran dioses ni diosas, es algo mucho más terrenal. Por eso me gusta tanto la interpretación de este sistema de magia ^^

  5. Ya veréis como el trato a los personajes femeninos cambiará mucho, sobre todo en "Tehanu". Por otra parte, no creo que Le Guin estuviera reflejando su pensamiento personal, sino el concepto que tenía la sociedad de las mujeres en ese momento,y lo extrapoló al mundo de Terramar, tal vez precisamente para llamar la atención sobre ello. Si lees "El nombre del mundo es Bosque", por ejemplo, escrito también en esos años, ves que su tratamiento de los personajes femeninos no es nada machista.

  6. Hola Taty. Sólo agradecerte esta serie de trabajos sobre los sistemas de magia que me han servido. Por contribuir en algo a este sistema de Le Guin , sólo comentar que la magia heredera de la Kabala judía también emplea la palabra como creadora de magia y vida.
    Para cuando el Premio Nobel a Ursula Le Guin. Aunque tampoco lo necesita.
    Un saludo

  7. Muchas gracias! Es cierto, la cábala es fundamental para entender también el nominalismo. Es increible la cantidad de culturas que creen en la palabra como fuente de poder mágico.

    Gracias por pasarte!

  8. Este, no. Tienes que leerte todos los libros, supongo que ni has tocado los cuentos.
    Úrsula, de hecho, aclara que las primeras en transmitir la magia en la isla de Roke fueron las mujeres, y ella les da mucho peso. La mano (En la historia de Nutria) eran en su mayoría mujeres, se creía que no había más que mujeres en esa organización.

    Luego está lo otro. Úrsula es Taoísta. Los magos de Roke pueden compararse a sacerdotes, ellos tienen que ser castos para ser magos. Se cree y sólo se cree que los magos que tienen sexo pierden su poder, igual que en el taoísmo, sin embargo Nutria vivía con una mujer y entre los dos y la hermana de su esposa es que se creó Roke. Fueron los magos machistas que se reunieron los que les daban lata y empezaron a poner todas esas reglas de que sólo se les enseñara a los hombres.
    Nutria y su esposa tiene una discusión por eso, ella le pide que se quede en Roke porque a las mujeres las quieren sacar de la escuela.

    Las brujas en Terramar, al contrario de los magos, practican el sexo regularmente. También por eso los hombres las "desprecian", ya que según ellos cuando ellos pierden su poder, ellas lo ganan. Otro principio taoísta, por cierto.

    Creo que si quieres escribir sobre un principio de la magia, tiene que conocer todas las características empleadas en la historia, no sólo sacar las conclusiones que se te den en un inicio. Pero fue cool leer sobre Úrsula por aquí, ya que es mi mayor inspiración cuando escribo fantasía y ciencia ficción (Las doce moradas del viento, please)

  9. ¡Tomo nota, Karen!

    Esta entrada es super antigua, de hace ya casi un año. Juraría que por aquel entonces sólo me había leído "Un mago de Terramar". Aún no he terminado la saga -craso error, lo sé- pero quiero terminármelo pronto. Me ha llamado la atención los cuentos, por lo que a lo mejor serán mi próxima lectura ^^

    Veo que entiendes mucho sobre Úrsula. Sabía que es taoísta y me gustaría hacer una entrada sobre este aspecto de su experiencia vital enfocada en su literatura; pero pensaba hacerlo cuando terminara de leerlo todo sobre ella (y estudiara también bastante del taoísmo) para hacerla bien. ¿Te gustaría echarme una mano con ello? Cualquier cosa, puedes hablarme por Twitter (@TatyMilPalabras) o enviarme un correo therreru7@gmail.com.

    ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *