iVooxSpotifyGoogle PodcastsiTunesRSS
Plataformas donde puedes escucharlo

En este capítulo continuaremos con nuestro recorrido a través de los dioses olímpicos, conociéndoles uno a uno, así como sus representaciones más habituales y alguno de sus mitos más famosos. En esta ocasión, hablaremos de la hija predilecta de Zeus: te voy a contar el mito de Atenea.

1. ¿Quién fue Atenea?

Atenea es entendida como una dios de la guerra, sabia y virgen, protectora de ciudades y una de las patronas divinas de las artes y manualidades. Se convirtió en una de las diosas más importantes, casi al mismo nivel que Hera, especialmente en Ateneas, ciudad de la que es patrona.

Athena Giustiniani, copia romana del original griego atribuido a Fidias

A priori, puede resultar extraña su asociación tanto al ámbito marcial como al de las artes y manualidades, siendo ambas actividades tan diferentes. Una de las explicaciones se ha visto a través una teoría que explica cómo Atenea fue, en origen, una diosa micénica palatina que protegía la casa y las ciudades de los primeros reyes. Ocupando este papel protector, posiblemente habría asumido un aspecto marcial, como la doncella armada que actuaba como guardiana de la polis, a menudo desde su templo situado en su fortaleza de la colina. Este templo es el Partenón en la Acrópolis ateniense, que en otro tiempo había sido enclave de un palacio micénico.

En su otro aspecto más importante, como diosa de los trabajos manuales, su patrocinio abarca un amplio espectro, aunque originalmente se centraba en las labores domésticas llevadas a cabo en el interior de los palacios. Estas actividades no se reducen únicamente a las consideradas femeninas (tejedoras e hilanderas), sino que también incluía las masculinas (carpinteros, ceramistas y joyeros).

Con el paso del tiempo, fue evolucionando hasta convertirse en la diosa de la sabiduría en general, hasta que llegó a ser entendida como la personificación de esta. Se la representa como una deidad moral y justa de quien apenas se contaba un relato indigno.

En cuanto a su representación física, se la representa en arte y literatura como una virgen majestuosa, con un rostro hermoso aunque severo, ojos grises y una constitución física poderosa y agradable. Normalmente siempre viste una armadura completa coronada con un casco crestado. Además, lleva consigo la égida que le sirve como coraza y manto; y sostiene una larga lanza. En la mencionada égida normalmente estaba colocada la cabeza de la Gorgona asesinada por Perseo. Este es uno de los muchos episodios que forman parte del mito de Atenea, pero ya te lo conté en un capítulo anterior. Otro elemento que nos puede ayudar a identificarla es su pájaro especial: la lechuza.

2. El nacimiento de Atenea

El mito de Atenea empieza con Zeus haciendo de las suyas. Cuando estuvimos hablando sobre los hijos y las amantes más importantes de Zeus, ya te presenté a la madre de Atenea, Metis: una oceánide que personifica la sabiduría y la astucia. En muchas interpretaciones se entiende como la primera esposa de Zeus, pero su unión era peligrosa, pues estaba destinada a tener dos hijos excepcionales: una hija que sería tan sabía y fuerte como su padre, y un hijo que lo derrocaría como soberano de dioses y mortales.

Si lo recuerdas, Zeus consiguió terminar con la maldición que caía sobre todos los reyes de dioses al engullir a su esposa antes de que quiera a luz a su primera descendiente. Como Metis estaba embarazada y Atenea es inmortal, esta nacerá del cuerpo de su padre.

El nacimiento de Atenea de René-Antoine Houasse

Según el Himno homérico a Atenea, una de las fuentes más antiguas que narra el mito de Atenea, surgió de la cabeza de Zeus cubierta por una armadura y, ante tal imagen los dioses cayeron presos del temor, el Olimpo se tambaleó, la tierra gritó y el mar se agitó y empezó a escupir espuma; el dios sol Helios detuvo sus caballos hasta que ella se hubo quitado la armadura celestial de sus hombros y Zeus estuvo hasta entonces complacido con ella.

En otra versión, la descrita por Píndaro, además de lo anterior, añade que la diosa saltó adelante con un poderoso grito, haciendo temblar a Urano y a la madre Gea. Añade otro detalle más: menciona a Hefesto como la libera abriendo la cabeza de Zeus con un hacha. Aunque es la más extendida, puede leerse versiones en las que quien empuña el hacha es Prometeo, Hermes o un oscuro daimon llamado Palemón.

Según una leyenda rodia, los primeros en honrar a la diosa fueron los hijos del dios sol Helios en Rodas, que fueron advertidos por su padre de que los primeros en ofrecerle un sacrificio disfrutarían de su presencia para siempre. Sin embargo, se apresuraron tanto en ello que olvidaron prender el fuego bajo el sacrificio, lo que sirve de explicación mítica a su forma de honrar a los dioses. El mito explica que la diosa quedó complicada y, por ello, les otorgó habilidades en todas las labores manuales. De entre ellas, destaca la capacidad de crear estatuas tan reales que parecían estar vivas.

3. Los títulos de Atenea

Sus títulos testimonian perfectamente la doble cara de su representación y como fue entendida a través de distintos territorios y épocas. Cabe tener en cuenta que el mito de Atenea va a ir evolucionando y cada vez se le atribuirán más características y sobrenombres. Por un lado, hacen referencia a su carácter belicoso: Promachos (Campeona), Sthenias (Poderosa), Areia (Belicosa, compañera de Ares), entre otros. Por otro lado, a su función como protectora pacífica: Polias (Diosa de la ciudad), Bouleia (la del Consejo), Ergane (Trabajadora), Kourotrophos (Criadora de niños).

Sin embargo, el título más común de Atenea era el de Palas. Tal vez precisamente por esta extensión del título tengamos muchas versiones y teorías que pretenden explicar porque era llamada así. La primera problemática la encontramos en la dificultad de discernir cual es el origen de este término y, por lo tanto, la traducción de su significado. La más aceptada por los filólogos y lingüísticas es muchacha o doncella, pues consideran que deriva de pallake (concubina). También se ha valorado que proceda del término pallein (blandir), ya que suele aparecer representada blandiendo una lanza.

Además de estas teorías, contamos con historia de Apolodoro que nos explica un origen del sobrenombre diferente. Este autor cuenta como Atenea fue criada por Tritón en compañía de su hija Palas. Las dos solían entrenar juntas, pero un día discutieron y, cuando Palas estaba a punto de golpear con el arma, Zeus intervino para proteger a su hija: deslumbró a la muchacha provocando que Atenea la hiriera de muerte accidentalmente. Atenea se lamentó de la muerte de sus compañera de juegos, por lo que fabrico una imagen de ella que colocó en su égida. Esta imagen fue nombrada Paladio y se cuenta que cayó a tierra en suelo troyano y que sirvió de talismán protector para la ciudad.

Otra versión mucho más sangrienta cuenta como uno de los Gigantes a los que se enfrentó Atenea se llamaba Palas y que empleó su piel para fabricar una coraza.

4. Atenea como diosa marcial y patrona de las artes manuales

Atena fue una diosa de grandes influencia en todas las ciudades griegas y su importancia estaba únicamente subordinada a la del mismo Zeus, de quien era la hija favorita.

Atenea embridando a Pegaso de Jan Boeckhorst

Al ser una de las dioses más importantes de la guerra, se le atribuye la creación de instrumentos propios de esta actividad. Lo más importantes son el carro de guerra y la doma de caballos. Para explicar esto, existe un mito que nos cuenta como ayudará al héroe Belerofonte a domar al mismísimo Pegado. El héroe no encontraba brida con la que desbravar al caballo inmortal hasta que esa noche Atenea se le apareció mientras dormía, le tendió una brida y le explicó cómo hacerlo. Además, también se conoce que Atenea sintió interés por los buques de guerra. Supervisó la construcción de Argos: una embarcación de cincuenta remos famosa por ser tripulada por Jasón y los Argonautas.

En la línea que separa sus ocupaciones bélicas de las pacíficas, se encuentra la música. Era venerada bajo el título de Salpinx (Trompeta) en Argos y la flauta fue invento suyo. Según Píndaro, tuvo la inspiración para inventar la flauta y su música al escuchar las desesperadas lamentaciones que proferían las dos gorgonas supervivientes tras las muerte de Medusa.

Como patrona de trabajos manuales pacíficos, Atenea presidía las artes y manualidades ejercidas tanto por hombres como por mujeres. Destaca en la hilandería y tejeduría, tradicionalmente practicadas por el ama de casa en el hogar con la ayuda de sus hijas y sirvientas. Se cuenta que tejía vestimentas ricamente bordadas para Hera y ella. Uno de los mitos de Atenea más famosos, con respecto a esta otra visión de la diosa, es la que explica su enfrentamiento con Aracne, una tejedora mortal. Pero de eso hablaremos en otro capítulo.


Y eso es todo por hoy. Hacía tiempo que quería contarte el mito de Atenea, pues siempre ha sido una de mis diosas favoritas. Creo que muestra un función social y bélica de la mujer griega a la que no solemos estar acostumbrados.

Cuéntame, ¿conocías el mito de Atenea?



Suscríbete a mi newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.